1. home
  2. /Tecnología

El curioso caso de la inteligencia artificial prohibida

Plataformas tan conocidas como Shutterstock y Getty Images están empezando a retirar imágenes creadas por inteligencias artificiales

2 Minutos de lectura
Jason Allen trabajando en su obra

Las inteligencias artificiales se han convertido en una herramienta más para los artistas digitales

© GettyImages

Ya te hemos contado en más de una ocasión cómo parece que 2022 ha sido el año definitivo de la eclosión de las inteligencias artificiales. Desde algunas como DALL-E 2, que permiten crear cualquier imagen a partir de un texto, hasta otras como MidJourney, capaces de conquistar premios en certámenes de arte. Sin embargo, ahora les ha salido un nuevo enemigo: las plataformas de imágenes de archivo.

Un teléfono con el logo de Midjourney
MidJourney es solo una de las inteligencias artificiales que han sido prohibidas en las principales webs de imágenes de archivo ©GettyImages

Este tipo de webs, que se dedican a vender imágenes a profesionales, parece que no están muy conformes con los nuevos desafíos que plantea el uso de inteligencias artificiales en la creación y el diseño digital.

Las imágenes prohibidas

“Los deepfakes, las falsificaciones y cualquier contenido originado por inteligencia artificial está ahora prohibido y será excluido de nuestra web de alojamiento de imágenes”. Así de tajante se mostraba la plataforma Getty Images en un comunicado al que tuvo acceso Gizmodo.

Getty envió este comunicado confirmando que, con vigencia inmediata, el sitio rechazará cualquier envío producido por generadores de imágenes de IA. Getty ha mencionado específicamente que cualquier imagen creada con herramientas como Stable Diffusion, DALL-E y MidJourney quedan prohibidas. Además, se eliminarán todas las imágenes generadas con IA que ya estaban subidas a la plataforma.

Cómo funciona una IA

La medida se debe principalmente a los interrogantes éticos que plantea la creación de imágenes con estas inteligencias artificiales. Para explicar esto, debemos hacer una pequeña aclaración de cómo funcionan exactamente estas herramientas digitales.

Básicamente, los sistemas de generación de imágenes por IA más populares, como DALL-E o MidJourney, han sido ‘entrenados’ con miles de millones de imágenes de todo tipo. Algunas con copyright, otras con licencias creative commons y otros contenidos sin derechos de autor.

Una ilustración generada por Inteligencia Artificial
Algunas IAs son capaces de encontrar los parecidos más ‘razonables’ ©Canal de YouTube de romaikia

Para funcionar, la inteligencia artificial utiliza su gigantesca ‘base de datos’ para coger ‘un poco de aquí y un poco de allá’. En este sentido, podríamos equipararlo a la forma en que un pintor se inspira en cuadros famosos que ha visto para crear sus propias obras, usando colores, texturas o composiciones que no está ‘copiando’ literalmente, pero que contribuyen a darle forma a su obra.

El problema del copyright

Y aquí es donde comienza el problema. Porque para permitir el uso de estas plataformas primero hay que responder a varias preguntas. Por ejemplo, ¿puede ser una IA ‘autora’ de un contenido? ¿De quién es el derecho de autor de una obra generada por IA? ¿Del sistema, o del autor que introdujo las palabras clave? Si la IA es la creadora del contenido, ¿qué pasa si utilizó imágenes protegidas con derechos de autor para generar su obra?

Como podemos ver, estas cuestiones abiertas de los derechos de autor en torno a las imágenes generadas por IA son de lo más complejas. Especialmente las que tienen que ver con “las imágenes subyacentes y los metadatos empleados para entrenar a estos modelos de IA”, según indica Getty en su comunicado.