1. home
  2. /Tecnología

De trabajar en un McDonalds a viajera espacial: Katya Echazarreta, la chica que rompe moldes

Seleccionada por ser una ‘líder excepcional’, es la primera mujer que ha viajado gratis al espacio y la experiencia ha marcado un antes y un después en su vida

2 Minutos de lectura
Katya Echazarreta: la primera astronauta latina

Blue Origin hizo posible el viaje de esta ingeniera al espacio

© Blue Origin

Viajar al espacio es algo que hace menos de 50 años era tan solo un sueño para la humanidad. Sin embargo, desde la carrera espacial, que culminó con la llegada del hombre a la Luna en 1969, la industria espacial ha evolucionado mucho. Tanto es así que, actualmente, son empresas privadas como Blue Origin o Space X las que están posibilitando misiones espaciales. E incluso están comenzando a llevar a cabo sus primeras experiencias de turismo espacial.

Espacio
Visualizar la Tierra desde el espacio influye muy positivamente en la mente de los astronautas ©GettyImages

Eso sí, exclusivamente para los que se lo puedan permitir. Porque un billete para visitar la estratosfera cuesta alrededor de 400.000 euros. La otra opción para viajar al espacio exterior es que te seleccione la organización sin ánimo de lucro Space for Humanity. Una fundación que está ayudando a científicos (y científicas) líderes en sus respectivos campos a alcanzar un cambio de perspectiva a través de una experiencia de vuelo espacial completamente subvencionada.

Y esto es lo que le ha ocurrido a Katya Echazarreta. Esta ingeniera y comunicadora científica de Guadalajara, México, fue seleccionada por Space for Humanity para unirse a esta misión entre miles de solicitantes.

El objetivo de la organización es enviar “líderes excepcionales” al espacio y permitirles experimentar el conocido como ‘efecto de visión general’. Este fenómeno recurrente para los astronautas consiste en obtener una nueva perspectiva después de ver la Tierra desde el espacio.

De McDonald’s al espacio

Pero lo más curioso es que la historia de Echazarreta dista mucho de la del resto de sus compañeros de expedición. Una misión llevada a cabo por Blue Origin, la empresa espacial de Jeff Bezos, que llevó a su quinto grupo de pasajeros al borde del espacio. El cohete sub orbital de casi 20 metros de alto que despegó de las instalaciones de la compañía para llevar a un grupo de seis personas a más de 100 kilómetros sobre la superficie terrestre.

Esto es lo que se considera ampliamente como el límite del espacio exterior. Allí, la expedición disfrutó de algunos minutos de ingravidez antes de lanzarse en paracaídas para aterrizar. La mayoría de los pasajeros pagaron una suma no revelada por sus asientos, salvo Katya. Y es que la mexicana ha pasado en pocos años de trabajar en un McDonald’s para ayudar económicamente a su familia a viajar al espacio.

“Mirando hacia abajo y viendo cómo todos están ahí abajo, todo nuestro pasado, todos nuestros errores, todos nuestros obstáculos, todo, todo está ahí. Lo único en lo que pude pensar cuando regresé fue que necesito que la gente vea esto. Necesito que las latinas vean esto. Y creo que simplemente reforzó por completo mi misión de continuar atrayendo principalmente a mujeres y personas de color”, explica en declaraciones a la CNN.

La primera latina en el espacio

Echazarreta es la primera mujer nacida en México en viajar al espacio y la segunda mexicana después de Rodolfo Neri Vela, científico que se unió a una de las misiones del transbordador espacial de la NASA en 1985.

El Crew Dragon de Space X, en su despegue el 8 de abril de 2022 con la misión de Axiom Space comandada por Miguel López-Alegría
Space X y Blue Origin son las dos primeras empresas estadounidenses que están realizando viajes al espacio para turistas ©GettyImages

Se mudó a los Estados Unidos con su familia a la edad de siete años y recuerda sentirse abrumada en un nuevo lugar donde no hablaba el idioma. A veces tenía que compatibilizar hasta cuatro trabajos al mismo tiempo, mientras trataba de terminar sus estudios universitarios. Por entonces, Echazarreta estaba estudiando un máster en ingeniería en la Universidad Johns Hopkins.