1. home
  2. /Tecnología

¿Quién es la exmujer de Elon Musk? Así es Justine Wilson, madre de cinco de sus ocho hijos

Se casaron en enero de 2000 tras más de diez años de relación

3 Minutos de lectura

Elon y Justine se conocieron cuando ambos asistían a la universidad

© GettyImages

Es el hombre más rico del mundo con una fortuna de 241.424 millones de euros, un genio inconformista cuyos coches eléctricos Tesla han revolucionado la industria del motor y que promete que, antes del final de esta década, sus cohetes SpaceX llevarán humanos a Marte. Pero no contento con todo eso, Elon Musk se hacía esta semana con el control de Twitter desembolsando 40.495 millones de euros por la red social. Convertido en uno de los magnates tecnológicos más grandes de la historia, la vida privada de Musk es tan colorida como la profesional.

Elon Musk
Elon Musk con su hijo X Æ A-Xii, nacido en mayo de 2020 ©SpaceXly

Padre de ocho hijos, uno de ellos fallecido mientra dormía, Elon se ha casado en tres ocasiones, una vez con Justine Musk, madre de los gemelos Griffin y Xavier y los trillizos Damian, Saxon y Kai y dos veces con Talulah Riley, con la que no tuvo hijos. Años después y tras varias relaciones de por medio comenzó a salir con la cantante Grimes, con la que tuvo dos hijos, X Æ A-Xii, nacido en mayo de 2020 y Exa Dark Sideræl, nacida el pasado diciembre, meses después de que la pareja se separara definitivamente. Pero centrémonos en su primera mujer, Justine, con la que el empresario estuvo ocho años.

Justine Musk, nacida como Justine Wilson, se casó con el futuro multimillonario en enero de 2000 después de salir juntos durante casi una década. En 2002, el mismo año en que eBay adquirió la empresa de Elon, PayPal, la pareja dio la bienvenida a su primer hijo juntos. Lamentablemente, el bebé falleció cuando tenía 10 semanas de edad debido al síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Sin embargo, no cesaron en su empeño de ser padres y juntos tuvieron cinco hijos más antes de separarse en 2008.

V-Day Cocktails And Conversation With Eve Ensler
Justine, natural de Canadá, es escritora y permanece alejada del foco mediático ©GettyImages

Hoy en día, Justine, conocida por su novela de fantasía contemporánea BloodAngel, mantiene una vida alejada del foco mediático y comparte la custodia de sus hijos con su ex , a quien conoció cuando ambos asistían a la universidad en Canadá, de donde ella es originaria. “ Estaba en un curso superior, era un chico de clase alta con acento sudafricano, que apareció frente a mí una tarde y me dijo que me había visto en una fiesta a la que yo no había ido… años más tarde me confesaría que me había visto en una sala común de la universidad y que decidió que quería conocerme” relataba Justine hace algunos años.

Dos años después, Elon se marchó a la universidad de Pensilvania donde se graduó en 1995, pero no rompieron la relación, porque en ese momento no eran novios, ya que Justine le rechazó en un primer momento.

Pero Elon no estaba dispuesto a aceptar un no por respuesta y aun en la distancia no dejó de enviar rosas a Justine, quien finalmente aceptó a cenar con él durante una de sus visitas a Canadá.

CEO de Tesla
Elon y Justine intentaron salvar su matrimonio con terapia, pero les fue imposible ©GettyImages

Pero ni siquiera en aquel momento, el romance prosperó pues ambos tomaron caminos por separado. Justine se licenció en literatura inglesa y luego se mudó a Japón para enseñar inglés y tras algo más de un año regresó a Canadá, donde comenzó a trabajar como camarera y a trabajar en su novela.

Como recogió en su día Marie Claire , Justine le dijo a su hermana que si Elon se acercaba a ella, reconsideraría su relación. Elon la llamó una semana después, comenzaron a salir y Justine se mudó a California para estar con Elon.

Así, y tras ocho años de matrimonio, el cual intentaron salvar in extremis acudiendo a terapia de pareja, deciden separarse, algo que a Justine le ha costado muchísimo asimilar. “He superado un poco de ira, tanto con Elon por hacerme tan indeseable como conmigo misma por montarme un cuento de hadas cuando debería haberlo pensado mejor”.