1. home
  2. /Tecnología

Todo lo que aprendió el exdirector de Google Eric Schmidt tras trabajar con Steve Jobs

A sus 66 años, el empresario tecnológico tiene un patrimonio de 22.377 millones de euros

3 Minutos de lectura
Milken Institute 2019 Global Conference

Eric Schmidt ocupó el cargo de director de Google desde el año 2001 hasta el 2011

© GettyImages

Eric Emerson Schmidt, exdirector de Google, no es solo una de las personas mas ricas del mundo con un patrimonio estimado en 22.377 millones de euros, sino también una figura muy inspiradora en el mundo de la tecnología. Conocido por ser una de las personas que contribuyó a la creación de Google, Erin ejerció como director ejecutivo del buscador hasta 2011, ayudando a transformar la empresa de una joven startup de Silicon Valley en un gigante tecnológico global con un valor de mercado actual de más de 1,7 billones de euros. Después pasó a ser presidente ejecutivo hasta 2017 y luego asesor técnico hasta 2020.

2019 LACMA Art + Film Gala Honoring Betye Saar And Alfonso Cuarón Presented By Gucci - Inside
Erin junto a su mujer, Wendy ©GettyImages

Tras esta etapa de su vida, Schmidt, quien ocupa el puesto número 66 de los hombres con mayor fortuna,decidió crear una organización sin fines de lucro Schmidt Futures , que financia la investigación de grandes ideas en áreas como la inteligencia artificial, la biología y la energía. El año pasado, coescribió el libro La era de la IA como una hoja de ruta de cómo podría ser el futuro de la tecnología. Y aquí, es donde este gurú tecnológico habla sobre cómo construir una carrera exitosa, cómo fue trabajar mano a mano con Steve Jobs, sus mayores errores en Google y cómo manejar las críticas.

La suerte

Schmidt siempre decía que tenía mucha suerte. Dijo que la suerte era lo primero y lo más importante que tenía. Suerte de nacimiento, educación, intereses, tiempo y el negocio en el que vivo.

Según él, además del trabajo duro, la suerte es igual de importante. Y a medida que tienes suerte, creas tu propia suerte.

Solve At MIT: Opening Plenary - The Heart Of The Machine: Bringing Humanity Back Into Technology
Schmidt ha admitido que la suerte fue primordial para llegar alto en su carrera profesional ©GettyImages

“Yo era un ejecutivo joven, me ascendieron bastante rápido. Me describo como un adicto al trabajo. La mayoría de las personas no son adictas al trabajo, gracias a Dios”, dijo.

Sin embargo, le llevó mucho tiempo entender quién era y en qué era bueno. Es muy importante sentirse cómodo con quién eres y cómo te comportas y reaccionas, porque hoy en día hay muchas críticas y presiones, especialmente para los más jóvenes.

Mano a mano con Steve Jobs

Steve Jobs reclutó a Schmidt para ser miembro de la junta directiva de Apple de 2006 a 2009 y muy pronto Jobs se convirtió en una persona admirable para él, porque no se lo consideraba una persona normal.

“Cuando estaba ‘activo’, su carisma y perspicacia era sorprendentemente mejores que los de cualquier otra persona, por lo que era capaz de superar cualquier obstáculo con la forma en que trataba a las personas. La gente realmente lo admira”, admite Schmitdt.

Hijos de Steve Jobs
Para Erin trabajar con Steve Jobs fue todo un privilegio ©GettyImages

“Si echas la vista atrás, los grandes líderes tienen esta capacidad única de inspirar a las personas de manera personal. No se trata de si eres despreocupado o discreto, se trata de si puedes inspirar a las personas para que se unan a ti y se entusiasmen por cambiar el mundo.

Personalmente, de Jobs aprendí que tener hijos adolescentes es importante. Son relativamente inmanejables, pero deben ser manejados. Aprendes a dejarlos hacer lo que quieren hasta que se vuelve peligroso o serio. Entonces hay que ponerles los pies en el suelo. Está bien hasta que no lo está, en cuyo caso tenemos que actuar rápido”.

“Ese es un estilo de gestión bastante bueno” añadía el magnate. “Pero no quiero decir que solo haya un estilo de gestión”

El manejo de las críticas

El empresario, quien ha señalado que en retrospectiva no cambiaría nada de su paso por Google, es consciente de que cometió muchos errores, aunque muchos de ellos le sirvieron para crecer. Además de aprender de estas “meteduras de pata”, Schmitdt también se fue preparando para manejar las críticas.