1. home
  2. /Tecnología

¿Te has preguntado cómo llega el agua de la lluvia hasta los hogares?

El viaje de este líquido vital hasta el grifo está lleno de tecnología

2 Minutos de lectura
Vaso de agua

Servir un simple vaso de agua encierra más tecnología de lo que crees

© GettyImages

Seguro que recuerdas el ciclo del agua de tu paso por la escuela primaria. Gotas de lluvia que caen, se unen a las corrientes internas de los ríos, desembocan en el mar, y se preparan para convertirse de nuevo en gotas debido a la evaporación. Sin embargo, hay mucha más tecnología de la que podrías pensar en este proceso hasta que se convierten en agua potable.

Vista aérea de una planta de tratamiento de agua
Las plantas de procesamiento juegan un papel fundamental en el viaje del agua desde la lluvia hasta tu hogar ©GettyImages

Y es que el agua esta presente en casi todas las operaciones diarias. Abrir el grifo para rellenar el vaso, ducharse, regar las plantas, entre otras tareas del día a día. Disponer de agua potable y limpia puede percibirse como un proceso fácil y sencillo, pero, en realidad, requiere de procedimientos tecnológicos adecuados para asegurar el suministro.

La lluvia, el inicio de todo

Cuando las gotas de agua caen de las nubes en forma de lluvia, si el suelo es permeable, terminan filtrándose en la tierra y se almacenan en forma de agua subterránea. Este tipo de agua se acumula formando los acuíferos, constituidos por una o mas capas de rocas impermeables, capaces de guardar y ceder el agua.

Esta agua se puede extraer directamente sin procesos de filtraje o tratamientos gracias a los pozos, lo que permite usarla en diferentes actividades como, por ejemplo, la agricultura.

De la naturaleza a tu hogar

Independientemente del tipo de agua, ya sea la de los acuíferos, la de los ríos o la salada, se debe extraer y tratar adecuadamente para su uso doméstico. Para hacerlo debe pasar diferentes procesos y tratamientos para eliminar las bacterias o los elementos dañinos que pueda contener y que sea apta para su consumo. El agua ya tratada y potabilizada se distribuye hasta los hogares para ser consumida.

Agua de mar
El agua salada requiere de su propio proceso de desalinización para poder consumirse de manera normal ©GettyImages

Una vez usada en acciones diarias como, por ejemplo, tirar de la cadena, esta se convierte en agua residual, la cual contiene patógenos. Y, después de diferentes tratamientos, vuelve a llegar a los ríos, para ser a utilizada en otros momentos.

El regreso a los ríos

Después de su uso, ya sea urbano o industrial, el ciclo del agua no termina, ya que las aguas residuales se tratan y luego se permite que fluyan de regreso a los lagos, ríos y océanos. De este modo se evita la contaminación y se protege la biodiversidad y la salud publica.

Día Mundial del Agua
El agua es inodora, insípida e incolora, y en la naturaleza se la encuentra en los estados sólido, líquido y gaseoso ©GTres

Esto es posible gracias a diversos procesos de depuración y reciclaje de las aguas residuales, según explican desde la empresa de ingeniería ABB. Aquí, los motores eléctricos y los variadores de frecuencia son clave en estas fases. De hecho, combinar esta tecnología de alta eficiencia ayuda a reducir el consumo de energía hasta en un 30%.

Finalmente, el agua ya consumida tiene diferentes posibilidades: volver al río, llegar al mar o durante este ciclo evaporarse como consecuencia de la radiación solar y volver a la atmosfera en estado gaseoso. Así es como este recurso retorna a las nubes para formar las gotas de agua que terminaran otra vez en el suelo.