1. home
  2. /Tecnología

El sueño ‘Frankestein’ de Elon Musk: chips cerebrales para tratar trastornos neurológicos

Neuralink está cada vez más cerca de conseguir que los robots realicen cirugías cerebrales

2 Minutos de lectura
CEO de Tesla

El nuevo robot de Neuralink podría llevar a cabo cirugías de manera autónoma

© GettyImages

No es un secreto que a Elon Musk le encanta presumir de sus empresas y de la tecnología que ha detrás de ellas. Sin embargo, con su próximo proyecto todavía no estamos seguros de si solo son los planes de un loco o la nueva revolución neurológica del siglo XXI. Y es que una de sus empresas, Neuralink, tiene un objetivo tan ambicioso como interesante.

Un mono con implantes cerebrales jugando
Neuralink ya está probando sus dispositivos cerebrales en animales ©YouTube: Neuralink

Su idea es lograr implantar un chip en el cerebro. Un pequeño centro de datos que podría monitorizar la actividad cerebral, así como estimular algunas áreas concretas, lo cual podría tener grandes aplicaciones en el sector de la medicina.

La historia de Neuralink

Para llevar a cabo este proyecto, Musk creó en 2016 la empresa Neuralink. Esta compañía está especializada en el desarrollo de interfaces cerebro-computadora, en otras palabras: chips que puedan ser implantados en las personas para mejorar una determinada área del cerebro.

En abril de 2017, Neuralink ya avisaba de sus planes en un blog de ciencia: crear un dispositivo capaz de tratar enfermedades cerebrales. Es en este proyecto donde se encuentran inmersos actualmente, con un aparato que podría acabar con algunos desórdenes neurológicos mediante la estimulación cerebral directa.

Con este ambicioso punto de partida, la empresa se alió con la Universidad de California, con la que colabora en sus experimentos. Un área de negocio en la que el propio Musk está muy implicado, hasta el punto de ser el principal inversor con 100 millones de dólares (unos 88 millones de euros) del capital de 158 millones con el que funciona.

Un ‘implante sencillo’

La idea es que este tipo de implantes sean una realidad a corto plazo. Para ello, esta tecnología no requeriría de una gran cirugía, sino más bien de un procedimiento sencillo, que podría ser similar a una extracción de sangre, pero a la inversa.

El invento se ha mejorado en comparación con la presentación que hizo hace un año del dispositivo
Este pequeño aparato del tamaño de una moneda mide 23 milímetros por ocho milímetros, lo puede implantar un robot quirúrgico sin necesidad de dar anestesia general al paciente y se puede retirar y volver a poner si uno lo desea ©YouTube

De hecho, el chip con el que trabaja actualmente la compañía tiene el tamaño aproximado de una moneda. De ahí penderían cables microscópicos, más delgados que el cabello humano, que servirían como ramificaciones para estimular el cerebro, según explica el medio Bussiness Insider.

Una cirugía robótica

Pero lo más interesante de todo es que este proceso podría ser llevado a cabo por un robot. El prototipo ya se está probando e incluso la compañía ha difundido un vídeo (que puedes ver bajo estas líneas) en el que se puede ver en acción.

Este robot quirúrgico es de un color blanco limpio (necesario para garantizar la esterilidad), así como un diseño con líneas arqueadas y superficies lisas para ofrecer una apariencia que destaca sus capacidades técnicas avanzadas.

“Si bien es posible que el paciente no esté despierto para ver la máquina en acción, aún era importante diseñar un robot que no intimidara y que estéticamente pudiera convivir con el resto de las máquinas icónicas de Musk”, explica la compañía en un comunicado.

tags: