1. home
  2. /Tecnología

¿Cómo combatir el odio en las redes sociales? Entrevistamos a un experto en busca de respuestas

Este 8 de febrero se celebra el Día de Internet Seguro

6 Minutos de lectura
Redes sociales

El 31,89 por ciento de los encuestados de 25 a 34 años se interesa más por las personas de su entorno activas en las redes sociales

© GettyImages

Freeda, la comunidad digital que da voz a varias generaciones de mujeres, recuerda con motivo del Día de Internet Seguro, que se celebra este 8 de febrero, la importancia de combatir el odio en redes sociales. Desde sus inicios, esta comunidad se ha convertido en un agente activo que muestra todo tipo de realidades y lucha para eliminar el conocido como ‘hate’ en estas plataformas, una tarea nada fácil en estos tiempos que corren. Es por ello que con motivo del gran uso de las redes sociales y de la gran repercusión que tienen hoy en día hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Raquel Garcia Trigueros, directora de Contenidos y Marketing de Freeda España para que nos cuente desde su experiencia cómo es posible combatir el odio dentro de este “mundillo” que cada vez está más cerca de convertirse en un enorme universo.

redes sociales
Todo lo que se salga de lo considerado como ‘normal’ es susceptible de generar odio ©Freeda

¿Cuáles son las temáticas que más odio generan en redes sociales?

Personas con cuerpos, sexualidades o formas de expresarse no normativas son objeto habitual del odio. Todo lo que se salga de lo considerado como ‘normal’ es susceptible de generar hate. En función de cada país puede variar, dependiendo de qué colectivos están siendo señalados en cada momento en el debate público como sujetos a los que dirigir el odio. Va a desatarse por factores como el género, la raza, procedencia, la orientación sexual o la religión. En el caso concreto de España, en Freeda detectamos tres temáticas que parecen centrar el odio en redes:

  1. El cuerpo de la mujer. El cuerpo femenino es el blanco perfecto para los haters en las redes sociales. Toda mujer que se salga de los cánones establecidos o toma la decisión de no depilarse el vello de su cuerpo se suele convertir en el objeto de odio. Otro ejemplo muy común es el de la gordofobia, que genera mucho odio en las redes sociales.
  2. Mujer racializada. En este contexto, el odio es muy evidente. Muchas mujeres reciben comentarios de odio en los que se minimizan sus experiencias o sus realidades. No solo eso, estos comentarios llevan en muchas ocasiones implícitas agresiones verbales o mofas.
  3. Dentro del colectivo LGTBIQ+, tal vez sean las personas trans las que, a día de hoy, están más en el punto de mira y reciben mensajes de odio únicamente por ser quienes son.

¿Qué lleva a una persona a insultar a otra en redes, cuando no lo haría frente a frente?

Sin duda, el primero de los factores es el anonimato que proporcionan las redes sociales. Es muy sencillo crear perfiles falsos si tu intención es la de generar odio contra alguien. El no tener que enfrentarte a una persona cara a cara, hace que uno se sienta protegido por este anonimato y por la distancia de lo virtual. El odio se convierte en la vía de escape de sus propias frustraciones, y quien lo hace se siente muy seguro porque, por norma general, no va a tener consecuencias sobre su persona.

Redes sociales
La educación, aunque es algo manido, es el origen de este odio: hay que educar en la empatía ©EuropaPress

El segundo factor es la deshumanización que estamos viviendo a muchos niveles, insultando a alguien a través de la pantalla con total impunidad. Esto va ligado a una clara falta de empatía cuando nos comunicamos a través de los dispositivos como smartphones o tablets. En realidad, la empatía surge cuando ves que tus acciones hacen daño a un tercero. Sin embargo, a través de un teléfono móvil no está a nuestro alcance ver esas reacciones, es decir, las consecuencias de nuestras acciones. Por ello, en un contexto online estas personas tienden a ser más crueles. Se produce una cosificación y una deshumanización.

El tercer factor es un efecto también muy conocido en otros ámbitos, que es el efecto arrastre: cuando nos fundimos con la masa y nos ocultamos en las miradas de los demás, nuestra forma de comportarnos es distinta. Nuestra identidad se diluye con la masa y apoyamos un argumento populista que se considera válido porque mucha gente lo cree así, no porque lo sea. El ejemplo que está en los medios estos días ha sido el de Chanel, la ganadora del Benidorm Fest que representará a España en el próximo festival de Eurovisión. Ella ha denunciado haber recibido miles de mensajes de odio de personas que no estaban de acuerdo con esa elección. En este caso el efecto arrastre genera esto: que una comunidad muy grande de gente no pudiera pensar lo mismo, llevó a un desmadre de la conversación y amplificó el hate a esos niveles.

“Anonimato, deshumanización y efecto arrastre son tres de los factores que lleva a una persona a insultar a alguien a través de las redes sociales”

¿Cuáles son las claves para combatir el odio en las redes sociales?

Las claves parecen obvias, pero son básicas. La educación, aunque es algo manido, es el origen: hay que educar en la empatía. Ponerse en el lugar del otro no solo cuando lo ves en el mundo offline, sino también en el contexto online. Todos tenemos un alter ego digital que también siente, sufre y padece, aunque no le veamos. Que tiene sus propias batallas. Este modo de empatía hay que trabajarlo desde la educación. Estamos en una era en la que el self care, el cuidado personal, el ‘yo’… está muy de moda, y eso está muy bien. Pero, en exceso, es sin duda algo que silencia el percibir las emociones de los demás.

El coronavirus ha acelerado el cambio de preferencias
El género, la raza, procedencia, la orientación sexual o la religión son,, desgraciadamente, sujetos de odio ©GettyImages

Por otra parte, algo muy importante es que tiene que haber herramientas efectivas a nuestra disposición para poner coto al odio en Internet. Las plataformas están ya trabajando en ello desde hace tiempo para que esos comportamientos puedan denunciarse y así se proteja al usuario. Desde Freeda trabajamos incansablemente para dar visibilidad a historias y activismos de toda índole, con el objetivo de ponerle cara a problemas reales. Cómo no, este 8 de febrero, Día del Internet Seguro, hay que reforzar esa visibilidad.

“Algo muy importante es que tiene que haber herramientas efectivas a nuestra disposición para poner coto al odio en Internet y las plataformas están ya trabajando en ello”

¿Qué hacer si detectamos o sufrimos mensajes de odio en Internet?

Las plataformas están desarrollando cada vez más herramientas a disposición del usuario para reportar casos de odio. Hacer uso de ellas, si somos objetos de odio, es fundamental para que las distintas redes sociales sigan los protocolos establecidos y actúen en consecuencia con el perfil que ha realizado esos comentarios. Desde Freeda, particularmente recibimos unos 46.000 comentarios mensuales públicos al hilo de nuestros propios contenidos además de 3.000 mensajes privados. No solo en los de esta índole manejamos las redes, la moderación y el auxilio, sino que en muchos de los comentarios que puede leer todo el mundo hay una llamada de socorro.

Si vemos que una persona está sufriendo hate online, también debemos tratar de alzar la voz en su defensa, ponernos en su lugar y plantar cara a esos mensajes de odio. Si lo sufrimos nosotros en primera persona, debemos tomar la decisión que más seguro nos haga sentir: silenciar, omitir, actuar, bloquear, responder… Cada caso es diferente y lícito sobre lo que decidamos hacer. Si el problema crece, hay que plantearse denunciar más allá de las redes sociales. Desde los medios y las plataformas como Freeda es importante que hablemos de ello para contribuir a acabar con este fenómeno.

Menores utilizando redes sociales
Si el problema de odio y ataques crece, hay que plantearse denunciar más allá de las redes sociales ©GettyImages

¿Alimentan a la violencia o nos hacen más agresivos los mensajes que leemos en las redes sociales?

No es que la violencia se alimente como tal. Es más, una cuestión de populismo. Si cada vez más aumenta el hábito de consumo de mensajes polarizados, sea cual sea el topic, el haterismo también se ve en una constante creciente, y por ello se asienta entre el lenguaje de redes sociales.

Cuanto más hate haya y más se normalice, a lo que se está llegando es a asentar el odio, que es precisamente lo que hay que frenar. ¿Cómo lo frenamos? A través de la visibilización de las realidades, de la puesta en marcha de herramientas para que el usuario pueda combatir esos ciberataques y la educación en la empatía virtual desde edades tempranas.

“Si vemos que una persona está sufriendo hate online, también debemos tratar de alzar la voz en su defensa”

¿Cuándo empieza a considerarse delito ese odio?

Desde Freeda no podemos delimitar esos márgenes porque no es nuestro campo. Lo que sí combatimos como agente activo que repele el odio en las redes sociales son todo tipo de mensajes, agresiones verbales, insultos o amenazas que reciben colectivos que los haters señalan como objetivo para el hate.

¿Cómo se puede hacer frente o frenar ese odio?

A nivel usuario, la mejor manera para plantar cara al odio en redes sociales es visibilizando esos mensajes, no quedarse de brazos cruzados mientras le llueven los insultos. Cada usuario es libre de llevar a cabo esa visibilidad de la manera que escoja: respondiendo a ese mensaje, bloqueando, omitiendo o directamente denunciándolo a mayor escala para cortar con esa situación.

Redes sociales en una carpeta de Iphone
Cuanto más hate haya y más se normalice, más se popularizará el odio ©GettyImages

De parte de los medios de comunicación y plataformas como Freeda, nuestra responsabilidad recae en crear y actualizar constantemente esas herramientas a disposición del usuario, y hacer que mediante estas mismas se identifique a los haters antes incluso de que ellos puedan hacer ‘clic’. Bajo nuestro paraguas hay una gran labor, que es la de la concienciación para poner freno al hate.

“A nivel usuario, la mejor manera para plantar cara al odio en redes sociales es visibilizando”

Los haters ¿tienen un perfil específico o depende del tema a tratar?

No hay un patrón del hater. Cada perfil de usuario es diferente dependiendo del tema a tratar y de quienes sean las comunidades sujeto para estos usuarios. El odio suele ir vinculado a posiciones que alguien, por algún motivo, no comparte con determinados colectivos. Son personas que tienen diferentes frustraciones y las vuelcan mediante esos mensajes de odio en personas que no conocen personalmente ni saben por el momento que pueden estar atravesando.

Pese a que no haya un “hater tipo” a lo que sí va estrechamente vinculado ese odio es a la no penalización que a día de hoy tienen esos mensajes.