1. home
  2. /Tecnología

¿Asistentes virtuales para conseguir los propósitos del nuevo año?

Esta nueva generación de inteligencias artificiales están diseñadas para que alcances el éxito

2 Minutos de lectura
Una red neuronal de inteligencia artificial

La inteligencia artificial de algunos asistentes es capaz de motivar a los usuarios para que alcancen sus objetivos de crecimiento personal

© GettyImages

Los asistentes virtuales están cada vez más integrados en nuestras vidas. Cualquier usuario puede comunicarse con ellos a través del smartphone, la tablet, el ordenador o un altavoz inteligente para pedirle información sobre cualquier tema o acciones de productividad.

Un robot que utiliza inteligencia artificial
Un estudio realizado en España demuestra que los ‘agentes conversacionales’ son muy útiles para mejorar la motivación ©GettyImages

Y lo mejor es que, con el paso del tiempo, estos asistentes se vuelven cada vez más inteligentes. Con cada nueva actualización incluyen más idiomas, una mejor comprensión de lo que necesita el usuario o nuevas formas en las que se puede interactuar con ellos.

Pero, reconozcámoslo, su utilidad todavía es bastante limitada. La mayoría de las personas los utilizamos para tareas básicas, como poner una canción, recordar una cita o encender un temporizador. Ahora, una nueva generación de agentes conversacionales ha llegado para cambiar las reglas del juego.

¿Qué son los agentes conversacionales?

Lo primero que debes saber es que este tipo de asistentes virtuales son capaces de establecer el proceso a la inversa. No es el usuario el que pide una acción, sino que son ellos los que trabajan para que el usuario sea capaz de cumplir sus propósitos.

Esto es especialmente útil con los clásicos buenos propósitos de año nuevo. Una serie de ideas de crecimiento personal para las cuales son necesarias constancia y refuerzo positivo si queremos llevarlas a buen puerto.

Y aquí es donde hacen su aparición los agentes conversacionales. Porque estas inteligencias artificiales se integran en el proceso de creación de un nuevo hábito y trabajan para hacer que se cumpla. Al menos, esto es lo que se desprende de un estudio llevado a cabo por Iliana Ferrer y Laura Aymerich.

Un estudio para mejorar el bienestar psicológico

Según publica El País, estas investigadoras de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona tenían en mente crear una plataforma que fuese realmente útil a la hora de mejorar los hábitos. Por este motivo, excluyeron de su experimento los típicos chatbots, que se limitan a responder (de manera más o menos coherente) las preguntas del usuario.

Una usuaria interactuando con un agente conversacional
Los asistentes virtuales más avanzados son capaces de mantener conversaciones coherentes y ayudar al usuario en todo lo que se proponga ©GettyImages

En su lugar, optaron por una plataforma cerrada conocida como Norika. Este agente conversacional es capaz de hacer preguntas que confrontan al usuario con su propia manera de pensar. En palabras de las investigadoras, esta parece ser la clave por la que funciona mejor que cualquier otro asistente o incluso que un libro de autoayuda.

Un círculo de luz para mejorar

Para hacer la experiencia aún más sensorial, el diseño de este asistente es de lo más minimalista: un círculo de luz azul sobre un fondo blanco. De este modo, el usuario puede imaginar por sí mismo quién le está hablando, formando una imagen más poderosa en su conciencia.

Los resultados dejan poco lugar a las dudas. Los participantes en el estudio, que debían tener tres sesiones de 15 minutos con el asistente, sintieron que habían logrado una gran mejora de su bienestar. Y es que el asistente les emplazó a hacerse preguntas sobre su vida y siguió su progreso en el resto de las sesiones.

En definitiva, parece que este tipo de software ha llegado para quedarse. Eso sí, las investigadoras destacan que, por el momento, la principal limitación para poder hacer público a Norika está en la privacidad, dado que los datos de los usuarios tendrían que almacenarse, algo que ahora mismo ellas prefieren evitar.