1. home
  2. /Tecnología

¿Quién es ‘La Abuela Vengadora’?

La historia de una señora de 62 años que lo dejó todo por los videojuegos

2 Minutos de lectura
Montaje de la 'Abuela vengadora'

Los streamings de horas jugando a videojuegos como el LoL son una de las pasiones de la ‘Abuela Vengadora’

© Twitter: @abuelavengadora

Hace ya algunos años que el mundo de los videojuegos dejó de ser entretenimiento puro y duro para pasar a convertirse en un trabajo a tiempo completo para miles de personas. Que se lo digan a personajes tan influyentes como Ibai Llanos.

¿Quién es ‘La Abuela Vengadora’?
El mundo del gaming no para de crecer año tras año, tanto en nuevos jugadores como en espectadores por streaming ©GettyImages

Sin embargo, parace que el mundo del gaming nunca dejará de sorprendernos. Y es que la historia que te traemos hoy podría estar sacada de una película de Almodóvar de 2050: una abuela gamer capaz de competir con algunos de los mejores jugadores de ‘League of Legends (LoL)’.

La crisis como oportunidad

Todo comenzó en 2020 cuando la pandemia tiró por tierra su negocio de manicura. Como le sucedió a muchas otras personas, tocaba reinventarse y probar suerte con una actividad diferente que pudiera explotarse durante la cuarentena.

Y así fue como los videojuegos se convirtieron en su nuevo trabajo. Aunque la pasión de Anabel viene de muy lejos. Según cuenta en declaraciones a El País, esta señora de 62 años ya era gamer antes de que este término anglosajón se popularizara en España.

Según cuenta, se pasó la mitad de su viaje de novios jugando con una máquina recreativa que había en el hotel. Además, ha tenido prácticamente todas las consolas que han salido al mercado.

La ‘abuela vengadora’

“Me llamo Anabel y mi nick lo creé para salvar a los niños rata de su perdición”, reza su biografía de Twitter. En esta red social acumula casi 2.000 followers, aunque es en Twitch donde se gana la vida con más de 35.000 seguidores.

Una cifra nada despreciable para un mercado que se mueve eminentemente por gente joven. Así, al abrir su canal ha podido compartir su pasión con miles de fans, que la ven jugar a su videojuego favorito.

Una pasión que ya se ha convertido casi en un empleo. Porque esta streamer llega a dedicarle unas seis horas al día a sus retransmisiones. Por el momento, cuenta con 180 suscriptores que pagan una cantidad al mes para apoyar su canal y su actividad.

Con estas cifras, solo obtiene unos 300 euros al mes de beneficios. Sin embargo, su verdadero sueño es que su canal crezca para poder dedicarse a tiempo completo. “Mi sueño sería poder vivir de ello, que además de ayudarme psicológicamente me ayude económicamente”, indica en la entrevista en El País.

Una pasión que le ha cambiado la vida, para bien. “A mí el streaming me está ayudando como persona a ser más abierta, a tener menos vergüenza y a divertirme, que al final es de lo que se trata”.