1. home
  2. /Tecnología

Esta polémica escena de ‘Sexo en Nueva York’ casi le cuesta el negocio a una empresa de bicis inteligentes

La reedición de la popular serie de televisión incluye un capítulo bastante especial

2 Minutos de lectura
Sarah Jessica Parker y sus compañeras en Sexo en Nueva York

La serie ha regresado a las pantallas con un nuevo spin-off

© Cordon Press

Sexo en Nueva York es una de las series más recordadas de los años 90 y 2000. El cuarteto de amigas formado por Sarah Jessica Parker, Kim Cattrall, Kristin Davis y Cynthia Nixon protagonizaron seis temporadas llenas de humor, drama y mucho empoderamiento.

Y, para celebrar que la serie ya ha cumplido su particular mayoría de edad, sus creadores han vuelto a reunir al elenco original para protagonizar And just like that, su esperada secuela. Una continuación que ha despertado la polémica ya desde sus primeros episodios.

Fotograma serie 'Sexo en NY'
Una de las series más seguidas de finales de los 90 vuelve a la televisión en 2021 ©Agencias

Una escena polémica (¡ojo spoiler!)

Por si acaso tienes pensado ver la serie, te avisamos de que aquí viene un spoiler: uno de los personajes muere después de practicar un ejercicio demasiado intenso en una bicicleta inteligente de la marca Peloton.

Después de la emisión del capítulo, las acciones de la empresa se desplomaron. Y es que esta empresa, que fabrica algunas de las bicicletas estáticas más tecnológicas de la actualidad, no sabía nada del resultado final del episodio.

De hecho, habían dado su visto bueno cuando les propusieron usar uno de sus equipos de fitness dentro de la serie. Lo que no les dijeron es que el personaje de Mr. Big, interpretado por el actor Chris Noth, moriría después del entrenamiento.

Sin embargo, Peloton no ha querido dejar pasar la ocasión de resarcirse y ha lanzado un anuncio que devuelve la vida al personaje. Peloton respondió a la polémica explicando que el estilo de vida y los antecedentes familiares de Mr. Big fueron la causa más probable de su muerte y que el uso de una de sus bicicletas estáticas “puede incluso haber ayudado a retrasar su evento cardíaco”.

Una historia que se repite

Y no es la primera vez que Peloton vive una situación similar. Ya en 2019, las acciones de la compañía cayeron en picado después de que uno de sus anuncios apareciera en televisión y se convirtiera en la comidilla de los programas de noticias estadounidenses.

En el anuncio, se mostraba a una mujer de familia acomodada que recibía este regalo por parte de su marido. Lo que podría parecer una publicidad inocente fue tachada de “sexista y distópica” por los medios de comunicación.

Sin embargo, supieron reponerse de la caída gracias a que la crisis del coronavirus generó un auténtico boom en el fitness digital y en los aparatos para practicar deporte en casa. Un crecimiento que le permitió multiplicar por cinco sus ingresos en 2020.