1. home
  2. /Tecnología

A llorar a la llorería: así es la polémica instalación que quiere ayudar a visibilizar la salud mental

La instalación, que puede visitarse en el centro de Madrid, ha sido objeto de críticas en redes sociales

2 Minutos de lectura
A llorar a la llorería: la instalación que visibiliza la salud mental

La Llorería es una instalación efímera que ha incendiado las redes sociales

© La Despensa

La salud mental es uno de los temas más candentes en la actualidad. La mayoría de las personas que padecen o han padecido algún problema relacionado con ella se han lanzado a las redes sociales para apoyar a personas en una situación similar.

A llorar a la llorería: la instalación que visibiliza la salud mental
Los mensajes motivacionales sobre la salud mental llenan la instalación de La Llorería ©La Despensa

Además, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra cada año el 10 de octubre, miles de usuarios han querido visibilizar los problemas a los que se enfrentan millones de personas en todo el mundo. Y aquí es donde se suma la app Terapy Chat.

Esta plataforma sirve como punto de encuentro para psicólogos y profesionales de salud mental que quieran ofrecer sus servicios de manera online. Además, permite a los usuarios obtener asistencia virtual y terapia online.

‘A llorar, a la llorería’

Como herramienta de promoción han creado La Llorería de la mano de la agencia La Despensa. Una instalación ubicada en el céntrico barrio madrileño de Malasaña en la que se pueden encontrar todo tipo de carteles y mensajes positivos para visibilizar la importancia de cuidar la salud mental.

Así, la popular frase “a llorar, a la llorería” ahora se ha convertido en algo más real que en un simple comentario en Twitter. Según explican desde Therapy Chat, el 40% de los españoles ha sufrido depresión en el último año, mientras que un 30% ha desarrollado síntomas de ansiedad.

Razones más que de sobra para visibilizar un problema real con una visita a esta curiosa instalación, que estuvo abierta de manera efímera hasta el 17 de octubre. En ella, los asistentes podían hacerse con un vale de 60 minutos de terapia psicológica, online y gratuita, para probar el servicio.

Una instalación polémica

Sin embargo, parece que la jugada no les ha salido del todo redonda. Donde muchos usuarios han visto una forma divertida y novedosa de encarar el problema, otros han criticado la mercantilización de la salud mental y las condiciones abusivas de la plataforma con sus trabajadores.

Esta claro que nunca llueve a gusto de todos y que una acción de marketing puede convertirse en un arma de doble filo. De hecho, algunos usuarios también llegaron a sentirse realmente incómodos, tal y como cuentan en redes sociales.

Las redes sociales como terapia

Sea como sea, está claro que las redes sociales se han convertido en un mundo digital que afecta a la salud mental. Las revelaciones de una ex trabajadora de Facebook pusieron de manifiesto que Instagram afecta de manera negativa a las adolescentes preocupadas por su cuerpo.

No en vano, desde la red social han tomado medidas para que esta situación deje de producirse, ofreciendo consejos sobre uso responsable y ofreciendo a las usuarias “tomarse un descanso” cuando se sientan agobiadas.