1. home
  2. /Tecnología

La inteligencia artificial ayuda a unos padres a encontrar a su hijo 30 años después

Un potente software de reconocimiento facial fue vital en su hallazgo

2 Minutos de lectura
Guest Robots are seen during the world's robots competition

La inteligencia artificial poco a poco se va convirtiendo en una herramienta fundamental para resolver crímenes y encontrar a personas desaparecidas

© GettyImages

Después de más de 30 años de búsqueda, unos padres lograron encontrar a su hijo robado. Una historia que terminó con final feliz, pero que comenzó una fría noche en la que los padres de Mao Yin, un pequeño bebé, se descuidaron un momento para entrar en un comercio local.

La inteligencia artificial ayuda a encontrar a un desaparecido 30 años después
La tecnología de reconocimiento facial fue vital para encontrar a Mao Yin ©GettyImages

Cuando se dieron cuenta, su bebé había sido robado desde la ventanilla del coche en el que lo dejaron unos minutos. Una práctica de lo más habitual en Xi’an y en algunas otras ciudades de China. De hecho, el secuestro y el tráfico de bebés es un problema desde hace décadas en China.

Tal y como publica la organización humanitaria Baobei Huijia, que ayuda a las víctimas de secuestros infantiles: “hay 14.893 publicaciones sobre niños desaparecidos y 7.411 niñas. Solo en 2015, se estimó que 20.000 niños eran secuestrados cada año en China”.

Reconocimiento facial

Sin embargo, la tecnología ha llegado una vez más al rescate para permitir a la policía encontrar a ese bebé… 30 años después. Para ello han utilizado una tecnología conocida como huella facial. En esencia, este sistema permite tomar una imagen de una persona y cruzar sus datos con millones de usuarios.

personas desaparecidas
Rastrear e identificar a personas desaparecidas siempre significó un desafío enorme, pero hoy, gracias al uso de la Inteligencia Artificial (IA) se están logrando grandes avances ©GettyImages

En este proceso, el software es capaz de utilizar dichas imágenes para crear un mapa bidimensional o tridimensional de la cara de una persona. Del mismo modo en el que los smartphones con reconocimiento facial son capaces de cartografiar el rostro para que no se pueda desbloquear, por ejemplo, con una fotografía de la cara del usuario, este tipo de sistemas almacenan millones de datos para funcionar de la manera más fiable posible.

En una siguiente fase, los datos creados por el sistema se envían a un servidor donde están registrados todos los demás usuarios. De hecho, en China el reconocimiento facial ya se usa en multitud de aplicaciones, como centros comerciales o estaciones de transporte público.

Inteligencia artificial para resolver crímenes

Todavía no hemos llegado al punto de poder usar inteligencias artificiales para encontrar al culpable del secuestro de Mao Yin, sin embargo, esta tecnología sí que ha servido para ayudarle a reunirlo con sus padres.

No en vano, este sistema, en estrecha conexión con el Big Data fue determinante para lograr cruzar una cantidad de datos inmensa. A partir de ahí, se pudo localizar dónde residía actualmente Yin para reunirlo, finalmente, con sus familiares.