1. home
  2. /Tecnología

La revolución de la suscripción: desde tu ocio a tu ropa

Las principales plataformas de comercio en internet se rinden a los pagos mensuales

3 Minutos de lectura
La revolución de la suscripción: Desde tu ocio a tu ropa

Pagar un poco todos los meses, ya sea por contenidos o por bienes materiales, está cada vez más a la orden del día

© GettyImages

Vivimos en un mundo en el que podemos disponer de manera fácil y accesible de casi cualquier contenido o producto gracias a internet. La oferta es casi interminable, pero hay algo claro: la suscripción se ha impuesto como el principal modelo de negocio en la era digital.

La revolución de la suscripción: Desde tu ocio a tu ropa
Amazon es una de las empresas que más ha crecido en el mundo gracias a las suscripciones premium a su servicio ©GettyImages

Parece que se acabó eso de pagar por algo una vez y disfrutarlo toda la vida. Las principales plataformas de contenidos, como Netflix, Spotify o Amazon dejan claro cuál es la tendencia a seguir.

De hecho, los gigantes de la tecnología también apuestan por la suscripción, ya sea para sus servicios en la nube, como Microsoft con su One Drive, o incluso añadiendo al almacenamiento online planes para jugar a videojuegos, como Google con Stadia, o para ver series y hacer deporte, como el todo en uno de Apple One .

Pero no solo de contenidos digitales viven las suscripciones. Y es que están empezando a abundar las empresas de productos materiales que también quieren participar en esta revolución de la suscripción. Así es como funcionan.

Los contenidos, los primeros en llegar

Hoy en día nos resulta muy común el pagar una tarifa mensual por poder escuchar música, ver series, usar un programa de ordenador, jugar a videojuegos o acceder a los productos de una tienda para decidir cuáles metemos en la cesta de la compra virtual. Pero hace unos años esto era más complicado.

Está claro que la progresiva muerte del formato físico ha sido una de las grandes impulsoras de esta tecnología. La facilidad con la que podemos acceder a películas, series o discos de música ha terminado (en gran parte) incluso con la piratería digital, que ha quedado reducida a su mínima expresión.

Pero detrás de este gran mercado se ocultan algunos servicios que, por el momento, son poco conocidos para el gran público. Hablamos de suscripciones para casi cualquier cosa que puedas imaginar, desde tratamientos de belleza a moda, pasando por comida, ropa para bebé o libros.

Suscripciones para todo

Todo es susceptible de ser vendido como una suscripción. Y es que este modelo cuenta con dos grandes ventajas. Por un lado, el usuario obtiene acceso a una gran selección de productos o servicios de manera fácil y con un pago reducido que la mayoría de las personas puede permitirse desembolsar al mes. Por el otro, las empresas reciben ingresos de manera constante durante el tiempo que dure la suscripción.

Ya te hablamos de algunos servicios de suscripciones de moda en este artículo, pero el modelo sigue creciendo día a día. Opciones como Lookiero, que ofrece enviarte cinco prendas de ropa seleccionadas de manera individualizada por una personal shopper o Ecoadicta son claros ejemplos de ello.

Pero la cosa va más allá. En plataformas como Lapona proponen enviarte un pack con 10 prendas para tu bebé. Después de un mes de uso, puedes devolver las prendas (que generalmente no tendrán más de una puesta) para que las disfrute otra familia.

La revolución de la suscripción: Desde tu ocio a tu ropa
Los alargados brazos de las suscripciones online llegan también hasta el mundo de la moda ©GettyImages

Un ejemplo similar se aplica con Pandabox, que te ofrece decir adiós al quebradero de cabeza que puede suponer el vestir a los más pequeños de la casa. Para ello, te envían una caja con tres looks seleccionados por un personal shopper con la opción de repetir cada mes.

Incluso la ropa interior también tiene su mercado, con plataformas Onthatass o Panty Drop, que te envía bóxer o ropa interior nueva cada treinta días o Me Undies, que propone mandarte ropa según te sientas ese mes.

A esto se suma que, desde hace algún tiempo, servicios como Wetaca o Foodinthebox tienen copados el mercado de la comida por suscripción. Por una pequeña cantidad al mes, te envían tuppers de comida preparada de manera casera para que puedas olvidarte de cocinar durante la semana.

El sector de la belleza, el último en llegar

El último en llegar a las suscripciones ha sido el sector de los tratamientos de belleza. Opciones como Flowww te permiten seleccionar un plan al mes para obtener una beaty box con tratamientos que podrás recibir cuando quieras. Está claro que el mercado de las suscripciones no tiene límite y quién sabe hasta dónde llegarán en el futuro.