1. home
  2. /Tecnología

¿Hemos llegado a la era de los coches voladores?

Grandes fabricantes están proponiendo lanzar algunas opciones al mercado y llegarán más pronto de lo que imaginas

2 Minutos de lectura
¿Hemos llegado a la era de los coches voladores?

El AirCar es uno de los vehículos que podrían convertirse en el primer ‘taxi aéreo’

© GettyImages

Hace unos días te contábamos en este artículo que Virgin, la multinacional de Richard Branson, planea invertir unos 2.000 millones de dólares en crear taxis voladores para comunicar el aeropuerto de las principales ciudades del mundo con el centro de las mismas. Una idea que podría revolucionar el transporte de pasajeros tal y como lo conocemos.

¿Hemos llegado a la era de los coches voladores?
Multitud de fabricantes se están lanzando al diseño y fabricación de coches voladores ©GettyImages

Pero es que no es el primero ni el último que está trabajando en esta línea. Todo parece indicar que en un plazo de unos cinco años podríamos ver los primeros modelos de coches voladores en el mercado.

Por eso, nos hemos querido preguntar si estamos realmente en la era de los coches voladores. La respuesta es que la tecnología necesaria para llevar a cabo los viajes de pasajeros por aire ya está ahí y solo es necesario adaptarla. Así que te traemos las opciones que están más cerca de conseguirlo por el momento.

El primer viaje

Aunque muchas empresas están ya trabajando en esta tecnología, lo cierto es que podríamos decir que aún está algo verde. Sobre todo, en cuanto a pruebas con pasajeros reales. Sin embargo, esa barrera comienza a derribarse con el AirCar, un prototipo de auto-avión híbrido que ha completado un vuelo de 35 minutos entre los aeropuertos internacionales de Nitra y Bratislava, en Eslovaquia.

Esta aeronave está equipada con un motor BMW y funciona con gasolina, lo que le ofrece muchas posibilidades para su popularización. Su creador, el ingeniero y piloto eslovaco Stefan Klein, ha explicado que puede volar unos 1.000 kilómetros a una altura de 2.500 metros, y que ha registrado hasta el momento 40 horas en el aire. Puede transportar a dos personas, con un límite de peso combinado de 200 kg.

El despegue vertical, la clave

Aunque este primer vuelo es, sin lugar a dudas, un paso adelante para el sector, lo cierto es que la gran pega del AirCar es que, a diferencia de los prototipos de drones-taxi, no puede despegar y aterrizar verticalmente y requiere de una pista. Además, tampoco es eléctrico.

Y es que la tendencia de otros fabricantes es, precisamente, la de focalizarse en el mercado de los drones. Estas pequeñas aeronaves son muy versátiles y pueden despegar y aterrizar en vertical, lo que es realmente útil para ser usadas como taxis o vehículos de transporte de pasajeros. Eso es lo que están trabajando en empresas como Opener, una startup californiana que está en pleno proceso de desarrollo de su BlackFly.

No en vano, han pasado más de una década desarrollando este nuevo tipo de aeronave: un vehículo eléctrico que no requieren de pista. Vehículos que, según explican, “serán más baratos y seguros que los helicópteros”, al proporcionarle a cualquier persona el poder pasar volando por encima de un atasco. En otras palabras: “Nuestro sueño es liberar al mundo del tráfico”, explican.