Se autodesinfecta y mide la calidad del aire y las constantes vitales: la sorprendente mascarilla diseñada por un español

Álvaro González es el nombre del español que ha participado en el diseño de la mascarilla que promete cuidar la salud al tiempo que protege al planeta de los desechos

1 Minuto de lectura

22 de Agosto 2020 / 18:48 CEST

Hasta ahora, es la mascarilla más innovadora

La mascarilla que se autodesinfecta y monitorea signos vitales fue diseñada por un español

© Cliu

La crisis sanitaria que ha atravesado el mundo durante los últimos meses ha hecho que los inventos e innovaciones tecnológicas se hayan vuelto parte de la oferta comercial, sobre todo, si de mascarillas se trata. Prueba de ello es la reciente llegada al mercado de Cliu, una sorprendente mascarilla elaborada en Italia y uno de cuyos principales responsables de diseño es el español Álvaro González que, entre otras muchas cosas, mide la calidad del aire y se autodesinfecta.

La mascarilla que es también un ‘gadget’

Por su diseño, pareciera más bien un accesorio de una película o de un videojuego futurista, esto porque la mascarilla es transparente, tecnológica, muy segura y sostenible y, según la web de Cliu, está pensada en todas las personas que desean estar seguras sin dejar de sentirse libres, ya que al ser transparente hace que el rostro no esté oculto en su totalidad, como sucede con las mascarillas tradicionales. La mascarilla, además de medir la calidad del aire y de autodesinfectarse con una lámpara UV que es capaz de matar bacterias, monitorea los signos vitales.

Es capaz de medir la calidad del aire
Según datos de la web de Cliu, la mascarilla se carga con energía eléctrica y tarda una hora en quedar lista©Cliu

Por otro lado, Darío Gattuso, jefe de tecnología de Cliu, ha destacado en un comunicado de prensa que con este invento se busca que los usuarios estén pendientes de su estado de salud en todo momento, al tiempo que se intentará frenar hasta por 20 toneladas la cantidad de desechos plásticos que se están generando a causa de las mascarillas desechables, que en su mayoría han estado llegando al mar; en este sentido, este nuevo producto está pensado para no tener que ser renovado y proteger así también el medio ambiente.

Su coste irá de los 99 a los 250 euros y contará con conexión bluetooth, micrófono y sensores integrados que controlarán la calidad del aire y la respiración del usuario. El primer lote de mascarillas se comenzará a entregar a partir de octubre a quienes las han comprado ya de manera online.