4 consejos para teletrabajar de forma segura desde la playa o el pueblo

Tips para mejorar la privacidad y la ciberseguridad si te toca trabajar este verano

2 Minutos de lectura

07 de Agosto 2020 / 10:23 CEST

Teletrabajo desde las segundas residencias

Un hombre teletrabaja desde su segunda residencia en el pueblo

© GettyImages

El 2020 pasará a la historia como el año en el que el teletrabajo por fin comenzó a formar parte real de nuestras vidas. La mayoría de empresas que se lo han podido permitir han mandado a todas sus plantillas a casa y han comprobado cómo la tecnología ya está lo suficientemente madura como para llevar a cabo todo tipo de reuniones en remoto y actividades de manera online.

Y, precisamente, una de las ventajas del teletrabajo es que se puede hacer desde cualquier lugar. De hecho, un estudio llevado a cabo por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas confirma que un 34% de los empleados teletrabajan desde que comenzó la crisis del coronavirus , frente al 4,8% que señalaba el mismo estudio de 2019. Esto ha animado a muchas personas a marcharse a su segunda residencia en pueblos y costas desde donde seguir su actividad hasta la llegada de las vacaciones.

Así que, si te ha tocado teletrabajar en mitad del verano, estos son algunos de los consejos para que puedas hacerlo de la manera más segura posible.

Evitar las redes wifi públicas

Las redes wifi públicas pueden parecer de lo más cómodo para no consumir datos móviles, sin embargo, la gran mayoría de ellas son bastante inseguras. Según la consultora Entelgy, “siempre es desaconsejable conectarse a Internet a través de redes Wi-Fi públicas, pero cuando se trata del portátil o móvil de trabajo, estas redes se deben evitar sin excepciones”. La razón es que la información confidencial de la compañía podría verse comprometida, dado que nunca se sabe quién puede acceder a este tipo de redes.

Aumentar la protección

Con la crisis del coronavirus ha llegado también un repunte importante de las campañas de malware, relacionadas precisamente con el COVID-19 para infectar a individuos y organizaciones, como NetWalker, que simulaba aportar información sobre el estado sanitario a través de correos electrónicos, o Guloader, que usaba de gancho una falsa vacuna.

Una mujer teletrabajando desde su propia casa
Una mujer teletrabajando desde su propia casa©GettyImages

En este sentido, cabe recordar las medidas básicas para protegerse contra ciberataques: usar contraseñas complejas, no interactuar con correos electrónicos sospechosos y mantener siempre dispositivos y aplicaciones actualizados.

Mejorar la seguridad en el móvil

Otra de las recomendaciones para aumentar la seguridad en el smartphone de empresa es desactivar la ubicación, activar el doble factor de autenticación en las redes y aplicaciones corporativas y personalizar el bloqueo del dispositivo para dificultar al máximo el acceso en caso de pérdida.

Videollamadas lo más privadas posible

Por último, uno de los puntos fuertes del teletrabajo está en la posibilidad de realizar videollamadas para conectarse con el resto de las personas del equipo. Sin embargo, tampoco hay que descuidar este tipo de aplicaciones. Una buena práctica es que estas reuniones sean lo más privadas posible, evitando, siempre que se pueda, reproducirlas por altavoces que cualquier persona cercana pueda escuchar.

Con este tipo de medidas, las horas que haya que trabajar en segundas residencias se harán mucho más llevaderas y, sobre todo, seguras.