El papel crucial de la madre de Bill Gates para que su hijo se convirtiera en uno de los hombres más ricos del mundo

Una charla casual con el presidente de IBM acabaría siendo clave en el futuro de la empresa que había fundado su hijo

2 Minutos de lectura

07 de Agosto 2020 / 09:36 CEST

Su madre fue crucial para Microsoft

La madre de Bill Gates formaba parte de la junta de una asociación benéfica junto al presidente de IBM

© thisisbillgates

Corría el año 1975 cuando Bill Gates abandonó la Universidad de Harvard para fundar Microsoft, la compañía de software que le convertiría en multimillonario a los 31 años. Un éxito que, tal y como él mismo cuenta, debe en parte a su padre y a su madre. Una mujer que, según desvela el NY Times, jugó un papel crucial para que la compañía de su hijo pudiera jugar en las grandes ligas.

Mary Gates era una empresaria respetada con un fuerte sentido de la responsabilidad que la llevó a colaborar en algunas organizaciones sin ánimo de lucro. Una de ellas era United Way of King County, donde llegó a ser miembro de la junta directiva en la que estaba John Opel que, en aquel momento, era presidente de IBM.

El proyecto ‘Ajedrez’

La famosa multinacional de tecnología estaba inmersa en un proyecto bautizado ‘Ajedrez’ y para llevarlo a cabo necesitaba un fabricante de software externo que se encargase de desarrollar un sistema operativo para sus ordenadores personales. Microsoft ya estaba metido de lleno en la carrera por conseguir el proyecto, pero lo cierto es que había otra compañía que le llevaba algo de ventaja.

Microsoft desarrolló el sistema MS-DOS para IBM, pero no en exclusiva©GettyImages

IBM tenía sobre la mesa los nombres de muchos desarrolladores de software, pero ya había iniciado las conversaciones con uno de los competidores de Bill Gates: Digital Research. A pesar de ello, Mary habló con John Opel sobre Microsoft, una conversación que acabaría siendo clave, puesto que las negociaciones que estaban activas en ese momento comenzaron a tambalearse.

MS-DOS

Ante este imprevisto, IBM empezó a evaluar las otras opciones que tenía y su presidente se acordó de aquella empresa que estaba dirigida por el hijo de Mary Gates. Os podéis imaginar quién cruzó la meta en primer lugar: Microsoft. El problema es que la compañía de Bill no tenía un sistema operativo propio… que era el motivo por el que habían sido contratados.

Solventó este problema comprando QDOS, un producto creado por la empresa de hardware Seattle Computer Products. Partiendo de esta base, desarrollaron MS-DOS, el sistema operativo de Microsoft. Bill Gates otorgó a IBM la licencia para usarlo en sus ordenadores personales. Eso sí, no de forma exclusiva. De esta manera, se convirtió en el software principal de referencia para casi todo el mercado.