Iris Van Herpen: la diseñadora que fue aprendiz de Alexander McQueen y que ha hecho de la tecnología su aliado de confección

Experimentar con materiales poco convencionales es la especialidad de la diseñadora holandesa, cuyo trabajo ha dado la vuelta al mundo

2 Minutos de lectura

20 de Julio 2020 / 19:22 CEST

Parte de la colección primavera-verano de Iris Van Herpen, durante la semana de la moda, en París 2020

Parte de la colección primavera-verano de Iris Van Herpen, durante la semana de la moda, en París 2020

© GettyImages

La innovación y la creatividad que han caracterizado desde sus inicios a la diseñadora de moda Iris Van Herpen, tiene sus raíces en el estudio del diseñador Alexander McQueen, en donde consiguió unas prácticas que se convertirían en su pasaporte al éxito después de haber estudiado en el Instituto de las Artes en Arnhem, en Holanda. Una vez terminado este tiempo de prueba junto a uno de los reyes de la moda, Iris creó su propia marca en 2007 y sus experimentos con impresión en 3D comenzaron a ver la luz.

La marca homónima de la diseñadora mezcla tecnología, diseño y ciencia, es por eso que ha resultado tan atractiva y es considerada una innovación en la industria de la moda, ya que cada colección lleva consigo una minuciosa investigación, que por lo general, se inspira en elementos de la naturaleza. Es tanta la excentricidad de sus creaciones que han sido dignas de museo, tan es así que el Museo Cooper Hewit, en Nueva York y el museo Victoria y Alberto, en Londres ya han expuesto parte de su trabajo, esto sin contar que la innovación de sus diseños ya ha recibido el Gran Premio Andam, que se otorga anualmente al talento en diseño de moda y que consiste en 250.000 euros y en la compañía de un profesional de la moda durante un año.

Las alfombras rojas también han sido testigo de su innovadora aguja luciendo sus diseños personajes de la talla de Lady Gaga, Celine Dion y Katy Perry, entre otras muchas.

La última colección bajo la firma de Iris Van Herper ha sido Sensory Seas, cuya intención artística ha sido combinar el pasado con el futuro y para lograrlo ha hecho uso de nuevas tecnologías que han dado como resultado vestidos escultóricos, únicos y muy complejos. Sin embargo, no es la primera vez que la diseñadora se arriesga de esta forma, en 2013 experimentó con magnetismo hecho con una mezcla de resina y metal, todo con la colaboración del diseñador Jólan Van Der Wiel. Los vestidos se presentaron en la semana de la moda de París ese mismo año.

Van Herpen tiene su estudio en Ámsterdam y cada diseño, sin excepción, pasa por sus manos. Es ahí el lugar en donde Iris trabaja en confeccionar prendas innovadoras con su ya tan característica mezcla entre arte, ciencia y tecnología y, por supuesto, repletas de toda la creatividad posible.