Así fue como Bono (U2) empujó a Steve Jobs a hacer una importante confesión a su hija antes de su muerte

Lisa Brennan-Jobs, hija del fallecido fundador de Apple cuenta la anécdota en su conmovedor libro de memorias: Small Fry

2 Minutos de lectura

15 de Julio 2020 / 19:33 CEST

Lisa Brennan-Jobs ha desvelado la anécdota de cómo su padre confesó la verdadera razón por la que le puso su nombre a su primer ordenador

La hija de Steve Jobs revela cómo fue la vida con un padre como Steve Jobs, en su libro Small Fry

© GettyImages

Lisa Brennan-Jobs, nacida de la relación que Steve Jobs mantuvo con la pintora y escritora Chrisann Brennan, vivió durante muchos años una relación muy complicada con su padre. Cuando ella nació el fundador de Apple se negó a reconocerla y a darle sus apellidos hasta que en 1980 cuando Lisa tenía dos años, Jobs, obligado por la justicia, se sometió a una prueba de ADN que desveló que efectivamente era el padre biológico de la pequeña, a la que acabó reconociendo como propia. Ahora, Brennan-Jobs ha desvelado esta y otras muchas vivencias en un libro titulado Small Fry, donde relata cómo ser reconocida hija del empresario estadounidense ha marcado el rumbo de su vida.

La mentira que Steve Jobs sostuvo por años

El primer ordenador que Steve Jobs creó en 1983, fue llamado Apple Lisa  y, a pesar de que para muchos era más que obvio que el nombre había sido en honor a su entonces hija de cinco años, el legendario hombre de negocios negó dicha teoría durante mucho tiempo e incluso se lo negó a su propia hija quien en una ocasión siendo todavía una adolescente, le preguntó directamente si el Apple Lisa se había llamado así por ella, a lo que Jobs contestó con un cortante: “No. Lo siento, niña”.

El Apple Lisa fue lanzado en 1983
El Apple Lisa fue un ordenador fabricado por Apple Computer y fue el segundo en tener interfaz gráfica de usuario, toda una innovación para la época (1983)©CordonPress

Lisa relata en su libro que ya con 27 años, su padre le pidió que lo acompañara a hacer un viaje en yate por el mar Mediterráneo durante el que hicieron una parada en la villa francesa de Bono, el líder de la banda U2. Estando en la casa del cantante, este le preguntó al creador del iPod, por qué había llamado ‘Lisa’ a su primer ordenador y si su hija había sido el motivo. Tras una larga pausa y sintiéndose algo acorralado, Jobs acabó confesando que efectivamente había sido su hija quien había inspirado el nombre.Tras esta revelación, Lisa agradeció a Bono su iniciativa diciéndole: “Esta es la primera vez que lo admite. Gracias por preguntar”.

Cinco años después de aquel viaje, Steve Jobs fallecería a causa de cáncer de páncreas, no sin antes haber admitido que a pesar de la rebeldía y la soberbia que lo caracterizaba, sobre todo a inicios de los 80 cuando iniciaba su imperio, su hija había sido una fuente de inspiración para él.