home/TECNOLOGÍA

Tecnología para pagar en efectivo ‘sin contacto’

Los comercios se modernizan de cara a poder seguir permitiendo los pagos sin tarjeta

2 Minutos de lectura

15 de Mayo 2020 / 10:05 CEST

Una mujer sostiene su móvil para pagar en un comercio

Así es la tecnología para pagar en efectivo sin contacto

© GettyImages

Según los últimos estudios, el coronavirus SARS-CoV-2, causante del Covid-19, puede sobrevivir en el cobre de las monedas hasta 4 horas. En el caso de los billetes, su aguante es mucho menor, pero eso sí, la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda lavarse las manos después de usarlos. En este sentido, el hecho de usar dinero físico en tiendas y comercios puede suponer un factor de riesgo a la hora de contraer el virus, sobre todo, debido al contacto entre personas.

Por tanto, una de las recomendaciones de sentido común a la hora de realizar la compra es la de pagar con tarjeta de crédito en lugar de en efectivo. Es más, si se puede lo mejor es hacerlo con una tarjeta contacless (sin contacto) que, en contra de lo que mucha gente piensa, no es necesario que haga contacto con el datáfono de los comercios. Basta con aproximarla a pocos centímetros para que el aparato confirme el pago.

Lo mismo ocurre con los teléfonos móviles equipados con chip NFC. La mayoría se pueden configurar con la aplicación de pagos de nuestro banco para permitir pagar como si estuviéramos utilizando una tarjeta de crédito contactless. Pero ¿qué ocurre si no disponemos de ninguna de estas soluciones?

Tecnología para posponer el fin del dinero físico

Para las personas que no puedan realizar este tipo de operaciones, el dinero físico sigue siendo el único método de pago para comprar alimentos o cualquier otro producto o servicio. Es aquí donde surgen las máquinas para gestionar el efectivo que se están poniendo de moda en los últimos días.

Existen algunas, las más sencillas, que simplemente permiten que el comprador deposite una cantidad de monedas en su interior. La máquina realiza un recuento del importe y saca las monedas por su parte inferior, donde las recoge el comerciante para meterlas dentro de la caja registradora.

Una mujer, a punto de pagar en una cafetería
Los pagos en efectivo cada vez se realizan menos©GettyImages

Esta medida puede ayudar a mejorar el distanciamiento social necesario para frenar el contagio del coronavirus y puede ser muy útil en pequeños comercios, como cafeterías, fruterías o panaderías, donde el importe mínimo suele ser muy pequeño.

Otra de las opciones pasa por la instalación de máquinas de vending sin contacto. Estas utilizan una tecnología que permite que el usuario seleccione su producto sin tocar ningún botón. Para ello, utilizan un panel táctil con tecnología Air Touch que hace que el usuario solo tenga que apuntar hacia el producto que quiere, sin tocar la pantalla. Esto, combinado con el pago con una tarjeta contactless o por móvil puede ayudar también a evitar el contacto.

Dinamarca, pionera en ‘eliminar’ el dinero físico

La tendencia internacional es reducir cada vez más el uso de dinero físico en los comercios. El gobierno del país escandinavo ha diseñado su propio plan, eliminando la posibilidad de pagar en efectivo en restaurantes y gasolineras. Una iniciativa que se plantea eliminar el dinero físico para 2030.

En otros países, como Suecia, este tipo de medidas ni siquiera son necesarias, dado que, según datos de Bankia, el 95% de las transacciones al por menor se realizan de manera electrónica. Noruega también tiene cifras similares en contra del dinero físico y todo parece indicar que esta tendencia no tardará en extenderse al resto de Europa, espoleada por el coronavirus.