¡Stop bulos! La app de mensajería de los españoles limita los mensajes para luchar contra las ‘fake news’

Su decisión de limitar el reenvío masivo de mensajes ha reducido la viralidad en un 70%

2 Minutos de lectura

07 de Mayo 2020 / 15:29 CEST

Dos usuarios comunicándose por WhatsApp

La app de mensajería de los españoles limita los mensajes para luchar contra las ‘fake news’

© GettyImages

WhatsApp es la aplicación de mensajería más usada en el mundo, por lo que también es el principal medio de contagio de miles de bulos,  fake news  e informaciones sin contrastar que circulan por la red. Es por eso que la app propiedad de Facebook tomó una importante decisión durante la crisis del coronavirus: limitar al máximo posible el reenvío de mensajes. Pero ¿funciona este método para contener la avalancha de desinformación?

Ya ha pasado algún tiempo, concretamente más de dos semanas, desde que se tomó la medida y las sensaciones en WhatsApp no podrían ser más positivas. Desde la compañía informan que el volumen de bulos y fake news ha descendido un 70% gracias a la aplicación de su nuevo protocolo.

Este consiste en limitar el envío de mensajes individuales compartidos más de cinco veces entre usuarios individuales que, además, hayan sido publicados en algún grupo de chat. Gracias a esta medida, se pone fin a una gran cantidad de difundidos que no contribuían, precisamente, a disminuir el estado de alarma social en torno a la crisis del coronavirus.

Desde WhatsApp reiteran su “compromiso” en su labor para “tratar los mensajes virales”, según apuntan desde su departamento de comunicación. “Esta nueva medida contribuye a que WhatsApp sea un lugar para conversaciones personales y privadas”, explican.

¿Censura o lucha contra la desinformación?

Desde muchos sectores no se tardó en acusar a la aplicación de censura en su política de limitar el número de mensajes reenviados. Pero nada más lejos de la realidad. Y es que una de sus principales conclusiones es que se ha reducido drásticamente el reenvío de informaciones sin contrastar sobre consejos médicos o especulaciones sobre lo que los diferentes gobiernos podrían llegar a hacer durante el confinamiento.

Otras aplicaciones de mensajería instantánea, como Telegram, e incluso redes sociales como Twitter, aún no están aplicando este tipo de filtros y el resultado es que cualquier usuario puede obtener todo tipo de mensajes, desde los más catastrofistas con la pandemia hasta fake news de todo tipo.

Un usuario visualizando fake news en Twitter
Un usuario en Twitter©GettyImages

Los expertos redes sociales alertan de que la viralidad de los mensajes puede contribuir a crear un clima de crispación y desinformación aún mayor, por eso, valoran positivamente esta medida. Eso sí, de manera responsable, dado que limitar la libertad de expresión privada puede llegar a convertirse en una peligrosa herramienta de censura.

Esta es la principal razón de que, sin ir más lejos, Twitter, haya actuado con pies de plomo y aún no haya puesto límites a los mensajes que se publican en dicha red social. Uno de los mayores peligros a los que se enfrentan este tipo de plataformas es el problema de los bots: programas informáticos que generan cuentas falsas y respuestas automáticas con el objetivo de aumentar el número de seguidores de determinadas cuentas o, incluso, difundir informaciones falsas.