Diseñan un ‘sujetador inteligente’ capaz de detectar el cáncer de mama

Estudiantes suizos están detrás del SmartBra, un sostén que utiliza ultrasonidos para detectar la presencia de tumores en el pecho

3 Minutos de lectura

28 de Abril 2020 / 11:39 CEST

El SmartBra será cómodo de llevar y casi imperceptible

Los sujetadores inteligentes podrían ayudar a la detección temprana del cáncer de mama

© GettyImages

La detección temprana del cáncer de mama, el que más afecta a las mujeres en todo el mundo, es fundamental. Según datos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, aproximadamente el 12,9 por ciento de las mujeres serán diagnosticadas con cáncer de mama en algún momento de su vida. Si ese diagnóstico se produce en las primeras etapas de la enfermedad, aumenta las posibilidades de un tratamiento exitoso entre un 85 y un 90 por ciento. Por eso es vital detectarlo a tiempo y de ahí los esfuerzos por diseñar “sujetadores inteligentes”, como el que acaba de presentar un grupo de estudiantes suizos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana.

“Nuestra tecnología de ropa inteligente está diseñada para detectar el cáncer en las primeras etapas. Utiliza un método no invasivo e indoloro, basado en monitorizar la zona con ultrasonidos”, aseguró Hugo Vuillet, uno de los estudiantes del equipo de desarrollo durante la presentación del prototipo del SmartBra, como han bautizado a su invento. Lo que empezó como un trabajo de clase se convertirá en realidad gracias a la colaboración de una start-up local, IcosaMed, que desarrollará el producto y planea comercializarlo a partir de 2021.

Los estudiantes diseñaron un prototipo que se comercializará a partir de 2021
El equipo de estudiantes suizos que ha diseñado el SmartBra©Escuela Politécnica Federal de Lausana

A diferencia de la tecnología ya existente para la detección del cáncer que utiliza la radiación, el SmartBra emite ondas de ultrasonido para realizar ecografías de células potencialmente cancerosas. “Esta tecnología es la que nos permite miniaturizar el sistema de detección para que siga siendo cómodo de llevar y casi imperceptible”, dijo Vuillet. Si el sistema detecta una masa sospechosa de células, alertará a la mujer que lo lleve a través de una app en el móvil para que pueda programar una cita con un especialista.

Esta tecnología de ropa inteligente podría conducir a un enfoque completamente revolucionario para la prevención del cáncer. Según Max Boysset, fundador y director general de IcosaMed, “también podría ser una alternativa a los tratamientos convencionales, que son caros y tienen importantes efectos secundarios que afectan significativamente a la calidad de vida de las pacientes”.

De hecho, en un futuro plantean que el sistema haga algo más que detectar el cáncer: la emisión de ondas de ultrasonido casi continuas en bajas dosis de forma controlada para acabar con el tumor. El objetivo es estimular la apoptosis (proceso de autodestrucción de las células) en la masa cancerosa, lo que evitaría la radiación y la mastectomía en un amplio porcentaje de casos.

El SmartBra se venderá inicialmente a mujeres que ya hayan sido diagnosticadas con cáncer, para que puedan monitorizar su condición a diario. Luego, el mercado objetivo se ampliará para incluir a mujeres con predisposición genética a desarrollar cáncer y, en un futuro más lejano, la idea es comercializar libremente el SmartBra para que cualquier mujer pueda comprarlo.

El proyecto EVA fue desarrollado por un joven investigador mexicano
EVA son dos copas de sostén que utilizan sensores térmicos para detectar masas cancerosas©Higia Technologies

El de Lausana no es el único equipo trabajando en una idea similar. El mexicano Julián Ríos Cantú, a través de su empresa Higia Technologies, desarrolló en 2018 EVA, dos copas de sostén con sensores que monitorizan los cambios térmicos en los senos. La sencillez de uso era una de sus ventajas: sólo había que colocar las copas bajo un sostén deportivo durante una hora una única vez a la semana. Los sensores de EVA recogían los datos, que luego eran analizados por un software de Inteligencia Artificial para entregar una evaluación de riesgo al final de cada mes, también a través de una app instalada en el móvil. El problema es que la termografía es una técnica ya superada, que no asegura un diagnóstico certero y ha sido descartada por los expertos para la eficaz detección del cáncer de mama.