Científicos construyen varios dispositivos para ‘hackear’ tus sueños

Investigadores del Dream Lab del MIT están desarrollando herramientas tecnológicas diseñadas para aumentar nuestras capacidades mientras dormimos

3 Minutos de lectura

28 de Abril 2020 / 08:40 CEST

Los dispositivos creados por el Dream Lab del MIT parecen de ciencia ficción... pero no lo son

Dormio es un guante que registra e influye en las etapas del sueño

© Massachusetts Institute of Technology

Cada uno de nosotros pasamos un tercio de nuestras vida durmiendo y, sin embargo, todavía no hemos conseguido acceder a ese mundo subconsciente, clave en multitud de procesos cerebrales. Pero hay quien no se rinde ante los misterios del sueño y sigue buscando respuestas, o incluso maneras de interactuar con lo que ocurre mientras estamos inconscientes. Es el caso de un equipo de investigadores del Dream Lab del MIT , que han diseñado varios dispositivos con la idea de permitir a sus usuarios expandir, influir y hasta capturar los sueños. Algo similar a lo que sucedía en la película ‘Origen’, donde Christopher Nolan fantaseaba con controlar la realidad paralela en nuestros subconscientes, pero hecho realidad.

Varias investigaciones anteriores han demostrado que los sueños pueden contribuir a la consolidación de la memoria, la regulación emocional y la salud mental en general, pero los responsables del Dream Lab buscan ir un paso más allá: saber qué ocurre cuando interfieren con los sueños y cómo pueden servir para aumentar nuestras capacidades. Por eso están experimentando con ‘wearables’ como Dormio, un aparato parecido a un guante que está equipado con una serie de sensores capaces de registrar el tono muscular, el ritmo cardíaco y la conductividad de la piel para identificar las diferentes etapas del sueño.

Su objetivo es identificar una fase llamada hipnagogia, ese estado semilúcido entre la vigilia y el sueño donde los pensamientos empiezan a diluirse y convertirse en oníricos. Cuando el guante detecta que el usuario ha entrado en la etapa hipnagógica, empieza a reproducir en bucle una señal de audio pregrabada, la mayoría de las veces consistente en una sola palabra, y registra cualquier cosa que el usuario pueda decir en respuesta.

En un experimento de 50 individuos con Dormio, Adam Horowitz, mente creativa detrás del proyecto, consiguió establecer que el contenido de la pista de audio aparecía con éxito en los sueños de los sujetos experimentales. Si la palabra era “tigre”, por ejemplo, los usuarios informaron haber soñado con un tigre. Pero más que alterar el contenido de los sueños, lo que busca Horowitz es que esta extensión e interacción con el estado hipnagógico mejore el rendimiento de la creatividad, como en su día pretendieron llevar a cabo interactuando con los sueños genios como Thomas Edison, Nikola Tesla, Edgar Allan Poe o Salvador Dalí.

Y este no es el único experimento singular que se está llevando a cabo en el Dream Lab del MIT. Judith Amores, otra de sus investigadoras, está trabajando en cambiar el contenido de los sueños accediendo a un nivel aún más profundo del subconsciente a través del olfato. Su proyecto, llamado BioEssence, es un pequeño difusor de aromas que monitoriza el ritmo cardíaco para seguir las etapas del sueño. El dispositivo es capaz de liberar hasta tres olores distintos y capta pasivamente las sutiles vibraciones del pecho asociadas con los latidos del corazón y la respiración a través de la ropa.

Un difusor de aromas durante el sueño para combatir la depresión o el estrés postraumático
©Massachusetts Institute of Technology (MIT)

Cuando se alcanza la etapa N3, vinculada con la consolidación de la memoria, BioEssence libera un aroma preestablecido que el usuario asocia con un recuerdo o un comportamiento aprendido. Al oler ese perfume durante el sueño, la mente subconsciente fortalece la memoria. Y a diferencia de una señal auditiva o táctil, es menos probable que un olor lo despierte.

Amores está trabajando actualmente en una investigación para demostrar que BioEssence podría utilizarse como herramienta para cambiar los recuerdos asociados con la depresión, traumas psicológicos o trastornos de estrés postraumático. Al introducir olores asociados a cosas positivas durante las pesadillas, aquellos que las sufren pueden curarse sin estar completamente conscientes.