home/TECNOLOGÍA

La histórica alianza de dos gigantes tecnológicos para combatir el coronavirus

Apple y Google acuerdan poner en marcha aplicaciones y cambios en sus sistemas operativos que ayuden a rastrear los posibles contagios

2 Minutos de lectura

15 de Abril 2020 / 10:40 CEST

El acuerdo entre Google y Apple puede suponer un antes y un después en la lucha contra la pandemia

Los teléfonos móviles son la clave para hacer un rastreo de contagios

© GettyImages

A grandes males, grandes remedios. Es lo que parecen haber pensado  Apple y Google , responsables de los dos sistemas operativos que utilizan el 99 por ciento de móviles del mundo, que han anunciado un acuerdo para desarrollar herramientas de rastreo de contactos para controlar la propagación del coronavirus.

A corto plazo, las dos empresas trabajarán en “interfaces de programación de aplicaciones (API) y tecnología a nivel de sistema operativo para ayudar a permitir el rastreo de contactos”. Son herramientas de software que permitirán a los dispositivos Android e iOS comunicarse entre sí y crear un registro de los dispositivos que se encuentran dentro de su rango. Las personas infectadas podrán instalar aplicaciones en su móvil diseñadas para notificar de forma anónima a los propietarios de los dispositivos con los que haya entrado en contacto en los días previos. Esas nuevas aplicaciones de salud  estarán disponibles, según el comunicado conjunto, a partir del mes de mayo.


A largo plazo, Apple y Google están trabajando en el rastreo de contactos incorporándolo directamente a sus respectivos sistemas operativos, lo que facilitará la realización de un rastreo de contactos universal, sin necesidad de descargar aplicaciones específicas. Este rastreo jugará un papel vital en el control de los contagios una vez que empiece la desescalada del confinamiento, según los expertos sanitarios.

Un joven con mascarilla mira su móvil en Barcelona
©GTres

Cuando se pongan en marcha estas medidas y siempre bajo el consentimiento de los usuarios, los móviles emitirán señales bluetooth específicas. Otros teléfonos situados en un radio de menos de dos metros podrán registrar información anónima sobre los dispositivos encontrados en su entorno. Las personas que den positivo en el test del COVID-19 pueden optar por enviar una lista encriptada de los móviles que tuvieron cerca, lo que activará alertas que se enviarán a los usuarios potencialmente expuestos, para que se aislen y se sometan a pruebas.

Las autoridades de salud pública de cada país tendrían que corroborar que el individuo ha dado positivo antes de poder enviar los datos. Además, los registros serán codificados para mantener los datos de los individuos infectados en el anonimato, también para Apple, Google y los desarrolladores de aplicaciones de rastreo de contactos.

Herramientas similares ya se han puesto en marcha en países como Singapur, donde más de 620.000 personas han descargado  Trace Together . La app utiliza un sistema muy similar al planteado por Apple y Google, que utiliza las señales Bluetooth para determinar quién ha estado a menos de dos metros de los pacientes con coronavirus durante al menos media hora. El mes pasado, el gobierno de Singapur liberó el código fuente de la aplicación para que otros países puedan poner en marcha iniciativas similares.

Hay implicaciones obvias en cuanto a la privacidad  en el desarrollo de tecnología capaz de rastrear no sólo la posición geográfica, sino también las ubicaciones y relaciones entre individuos específicos. De hecho, en España y otros países europeos los gobiernos ya están usando datos de localización de los proveedores de teléfonos móviles para elaborar mapas de contagio y detectar posibles focos. Apple y Google han subrayado que “la privacidad, la transparencia y el consentimiento son de suma importancia en este esfuerzo y esperamos construir esta funcionalidad consultando a las partes interesadas”.

Últimas noticias