Simone Biles, la reina de la gimnasia en Río, es una luchadora en el deporte y en la vida

Tuvo una infancia dramática de la que supo reponerse y su gran fortaleza mental la ha ayudado a convertirse en lo que es: la estrella y líder del equipo estadounidense de gimnasia artística que ha ganado el oro en la competición por equipos.

por Tu otro diario /


Simone Biles está asombrando al mundo y no es para menos. Ha llevado en volandas al equipo estadounidense hasta el oro olímpico por equipos en gimnasia artística en Río 2016. Pero este es solo su primera medalla: se espera que consiga más en la competición individual ya que en la clasificación obtuvo la mejor nota en tres de los cuatro aparatos (suelo, barra y salto, todos menos asimétricas).

Getty Images

Simone es la sensación de los Juegos de Río (Getty Images).

Destaca por su fuerza, su equilibrio y su precisión. Por sus ejercicios rozando la perfección. Por su simpatía y su sonrisa constante durante sus actuaciones. Pero cuando comenzó a practicar su deporte predilecto, con solo 6 añitos, su vida no era un camino de rosas.

Su madre y su padre biológicos, Shanon Biles y Kelvin Clemins, eran adictos al alcohol y las drogas y los servicios sociales de Columbus (Ohio), donde residían les retiraron la custodia de sus cuatro hijos: Tevon, Ashley, Simone y Adria.

- FOTOGALERÍA: Una campeona como pocas que siempre compite sonriendo

El abuelo de Simone, Ronald Biles, y su segunda mujer, Nellie, se quedaron con ella y con Adria, las hermanas menores y los dos mayores, Tevon y Ashley, fueron a vivir con la hermana de Ronald.

Los abuelos acabaron adoptando legalmente a las dos niñas, que hoy viven con otros dos hijos del matrimonio y cuatro perros en Spring, una pequeña localidad cercana a Houston (Texas).

Simone tiene 19 años y mide solo 1,45 metros, pero posee una fortaleza mental a prueba de todo. Con solo 6 años decidió que quería ser gimnasta y no ha parado hasta llegar a lo más alto.

Getty Images

Simone, en una foto de familia con sus padres, sus hermanos y sus perros (@simonebiles/Instagram).

Sobre su madre ha hablado con los medios estadounidenses: "Cuando era más pequeña me preguntaba qué habría sido de mi vida si no hubiese pasado nada de esto. A veces todavía me pregunto si mi madre biológica se arrepiente y querría haber hecho las cosas de manera diferente, pero evito plantearme estas preguntas porque no las tengo que responder yo".

Su madre la llama por su cumpleaños, por Navidad y en las ocasiones especiales. La propia Shanon Biles ha contado al Daily Mail que la última vez que habló con ella fue hace seis semanas para desearle suerte en los Juegos de Río y que está muy orgullosa de su hija.

Getty Images

Siempre sonriente, ha cautivado a jueces y público con sus impresionantes dotes gimnásticas (Getty Images)

Shanon asegura que ahora que Simone ya es una adulta le gustaría explicarle los detalles de la "época oscura" en la que tuvo que dar en adopción a sus hijos y que quiere que se sepa que está sobria desde 2007, trabaja y hoy es una mujer muy diferente de aquella joven adicta que no podía cuidar de su familia.

Simone Biles es la primera gimnasta en la historia que gana tres campeonatos mundiales consecutivos en el programa completo, a los que se suman otros siete por equipos o aparatos. Y acaba de probar la gloria olímpica, ya que los de Río de Janeiro son sus primeros Juegos.