Así ha cambiado el popular juego Pokémon Go la vida de Ralph, un niño autista

Ralph Koppelmon tiene 6 años y se pasaba el día recluido en casa y sin relacionarse con otros niños. Pero eso era hasta que su madre le descargó la app de moda...

por Tu otro diario /


El fenómeno de Pokémon Go no tiene límites. Mientras que algunos consideran la reciente aplicación como un fenómeno mundial capaz de cambiar el mundo, otros piensan que no es más que una exageración del momento.

Ralph es un niño diferente gracias a Pokémon Go (Lenore Koppelmon/Facebook).

Ralph es un niño diferente gracias a Pokémon Go (Lenore Koppelmon/Facebook).

Sin embargo, a la familia de Lenore Koppelmon, una mujer neoyorkina, este juego solo le ha reportado cosas buenas. Según cuenta ella misma, la aplicación ha cambiado la vida de su hijo autista de manera radical.

El pequeño Ralph Koppelmon, de tan sólo seis años y que "pasaba el día recluido en casa" y "sin hablar con nadie", salió a la calle para capturar a su primer Pokémon.

Tal y como explica Lenore en su cuenta personal de Facebook, una vez logró cazar al primero, siguió y siguió para capturar más. Fue entonces cuando un niño lo vio y reconoció lo que estaba haciendo.

En el post, su madre recalca que ese pequeño desconocido "le preguntó a Ralph cuántas criaturas había capturado. Ralph solo contestó una palabra: 'Pokémon', pero comenzó a saltar muy emocionado".

RELACIONADO: Cuando los niños (y mayores) están enganchados a 'Pokémon Go'

"Cuando Ralphie juega a Pokémon Go interactúa con otras personas como nunca antes lo había hecho", añade felizmente Lenore.

Al igual que muchos niños de su edad, Ralph comenzó a jugar a Pokémon Go y a los dos días "sus rutinas, su comportamiento y su forma de comunicarse habían cambiado por completo", cuenta, orgullosa, su madre.

La aplicación, que consiste en salir de casa y dar caza a los 250 pokémon mientras se camina, ha traspasado fronteras y se ha convertido en todo un fenómeno de masas dando lugar a un hito en Internet sin precedentes. Y también nos regala historias tan bellas como ésta.