1. home
  2. /Ocio

Nekane González, la escritora que da lecciones de vida hasta a la propia ave Fénix: ‘De mis errores han salido grandes aprendizajes’

Autora de ‘Mientras tanto’ o ‘Aunque duela’ se encarga con sus letras de reconstruir corazones rotos, abatidos o detonados

4 Minutos de lectura
escritora

Nekane González, la escritora que te curará el alma ( o al menos lo intentara)

© Cortesía de Mueve tu lengua

No es enfermera pero cura las heridas del alma y no es doctora pero cuida de la salud mental. La escritora Nekane González es de esas personas que son capaces de acariciarte el corazón con cada una de sus páginas. Aficionada a las redes sociales, en sus perfiles encontrarás una frase para levantarte el día o para abrirte los ojos y continuar tu camino. Terapeuta ocupacional en Salud Mental, antropóloga, coach, máster en Inteligencia Emocional, Duelo y Psicopedagogía, Nekane es también hija, hermana, amiga, compañera, feminista y una gran amante de las artes marciales mixtas. Valiente, dulce y rasgada, Nekane ha hecho un hueco en su particular “encaje de bolillos” diario para hablar con Tu otro diario y esto es todo lo que nos ha contado.

- La primera vez que te rompieron el corazón, escribiste un libro… ¿y la segunda?

Tan importante es aprender a cerrar una herida por desamor, cómo saber abrir de nuevo un corazón que se rompió por amor sin perderte de vista a ti misma. Y para ello es importante hacer las paces con el pasado, recolocar los aprendizajes y tener una mirada amable hacia una misma. De eso trata Mientras tanto: de darle espacio a lo importante, de cambiar el guión de aquello que no te hace feliz y de cuidar tu autoestima.

Porque lo difícil de empezar es tener que hacerlo de nuevo. Con todo el amor propio que eso conlleva.

escritora
Entre sus aficiones se encuentra su pasión por las artes marciales mixtas ©Cortesía de Mueve tu lengua

- ¿Crees que hoy en día hay más problemas de salud mental o es que se le están dando más visibilidad?

Creo que los problemas de salud mental, de una forma u otra, siempre han existido, sin embargo, no se les ha prestado atención, ni visibilizado, ni dado la importancia que realmente tienen. Aunque la educación está cambiando, somos bastante autodidactas emocionales, por lo que hemos crecido en una cultura donde “tener miedo era de cobardes”, escuchabas con cierta frecuencia el típico “no llores…” o “no te pongas así” o aprendimos a “portarnos bien” y callarnos si algo nos molesta para evitar conflictos y así sentirnos aceptados por los demás. Pero lo cierto es que todo lo que calla la boca, lo sufre el cuerpo y, tarde o temprano, ese malestar sale a la luz en un ámbito u otro de tu vida.

Escucharnos por dentro con más frecuencia, validar nuestras emociones, darnos aquello que necesitamos y pedir ayudar es algo que deberíamos normalizar en nuestro día a día para fomentar nuestro bienestar emocional. De eso se trata, ¿no? De estar lo mejor por dentro para cuando las cosas no vayan bien fuera.

“Aunque la educación está cambiando, somos bastante autodidactas emocionales”

- ¿A quién suelen ir dirigidos tus acompañamientos emocionales? ¿Tienes algún público predominante?

Un acompañamiento emocional supone crear un espacio seguro donde tener la posibilidad de poner en común aquello que te mueve por dentro, entenderlo, ponerle nombre y, por supuesto, hacer algo con ello. Nombrar e identificar aquello que sentimos es el primer paso para poder escuchar qué necesitamos y así honrar nuestros valores y cuidar nuestra autoestima.

Habitualmente acompaño a mujeres que quieren mejorar su gestión emocional y a prestarse la atención que merecen, cuidarse y sentirse mejor consigo mismas.

escritora
Portada del libro de Nekane González ‘Aunque duela’ ©Cortesía de Mueve tu lengua

- ¿Suelen tus familiares o amigos recurrir a ti en busca de consejo?

¡Síííí! Aunque tengo que confesar que me cuesta mucho ver sufrir a quienes quiero e intento hacer que se sientan mejor cuanto antes… ¡A pesar de saber que la mayoría de veces solo necesitamos sentirnos escuchados y que nadie nos dé soluciones! Me siento afortunada con mi familia y amigos puesto que siempre estamos ahí los unos para los otros para ayudarnos, cada uno a nuestra manera, en todo lo que necesitamos. No sé qué haría sin ellos.

- ¿Y tú? ¿Llevas a la práctica tus aprendizajes o eres más de “consejos vendo que para mí no tengo”?

No, no… ¡a veces me los salto! (¡Qué digo «a veces»! ¡Muuuchas!) De mis errores han salido grandes aprendizajes. Aunque en algunas situaciones habría preferido aprender con menos dolor, no cambiaría el camino que me ha llevado a conocerme, crecer por dentro y ser quien soy. Aunque tenga mis tropiezos, meteduras de pata, errores y algunas situaciones donde no siga mis consejos, en la medida de lo posible intento que haya conexión entre lo que digo y lo que hago puesto que la autenticidad y la coherencia son valores importantes para mí.

Eso sí, ahora quiero intentar cometer errores nuevos y diferentes ya que tengo claro que si algo se repite en gran parte es mi responsabilidad y solo podría significar una cosa: ¡que no he aprendido nada! Al fin y al cabo, lo importante es lo que haces con aquello que te ocurre.

- ¿Qué banda sonora pondrías a un mal día? ¿y a uno bueno?

A un mal día le acompañan dos bandas sonoras: el silencio y la magia del piano de Ludovico. Normalmente cuando tengo un mal día me doy un espacio para sentirme así, por lo que el silencio me ayuda a escucharme a mí misma y el piano a reflexionar.

En un buen día puede sonar, literalmente, cualquier cosa en mi lista: desde cualquier temazo antiguo hasta reguetón (lo confieso), pasando por pop, indie o rap. ¡Todo es bienvenido para un buen día!

“En algunas situaciones habría preferido aprender con menos dolor”

- ¿Quiénes son tus escritores favoritos?

Suelo dedicar gran parte de mi tiempo a leer libros relacionados con mi trabajo: el ámbito de la educación y el desarrollo personal. Me gusta mucho la visión de Mario Alonso Puig, Brené Brown, Marian Rojas y Rafael Guerrero.

En cuanto a poesía me encanta la elegancia de Sara Búho y las obras de Karmelo C. Iribarren y Luis García Montero.

- ¿Qué libro hay en estos momentos en tu mesilla de noche?

Un cuento perfecto, de Elisabeth Benavent.

escritora
‘Mientras tanto’ otro de los libros de Nekane ©Cortesía Mueve tu lengua

- Tienes un máster en Inteligencia Emocional, Duelo y Psicopedagogía ¿A qué hace exactamente referencia lo del duelo? ¿Cuántos tipos de duelo existen? ¿Tienen alguna duración determinada?

A lo largo de nuestra vida estamos expuestos a numerosos cambios que suponen una pérdida y es necesario elaborar un proceso de duelo en el que transitar durante un tiempo para que se produzcan los reajustes psicológicos necesarios para adaptarnos a la nueva situación.

Existen muchos tipos de duelo, sin embargo, tienen algo en común: que requieren de una buena gestión emocional para afrontarla, por tanto, cada duelo es particular y propio. Si bien es cierto que los manuales consideran que a partir de los 2 años aproximadamente un duelo sería patológico, considero que cada persona tenemos nuestro propio ritmo en función de nuestra historia personal, por lo que no es tan importante reducirlo a una temporalidad, sino al proceso de transformación que experimenta la persona.