1. home
  2. /Ocio

Viajar en un carguero, una de las experiencias más exclusivas (y secretas) que existen

Aunque no lo parezca, se trata de una exclusiva experiencia por la que en 2019, antes de la pandemia, optaron unas 4.000 personas

2 Minutos de lectura
Barco con contenedores

En las tarifas está incluido el alojamiento, las comidas y el servicio de lavandería

© GettyImages

No es una opción que contemplen la mayoría de las personas cuando planean un viaje. No es una forma barata de descansar y, aunque no lo parezca, se trata de una exclusiva experiencia: así es viajar en un buque portacontenedores.

Los barcos que surcan mares y océanos trasladando contendores de colores de un sitio a otro han sido, durante mucho tiempo, uno de los secretos mejor guardados de los viajes internacionales. ¿La razón? La oferta es muy limitada: según las agencias de viajes, solo el uno por ciento de los cargueros aceptan pasajeros. Los que lo hacen ofrecen un máximo de doce plazas: el máximo permitido sin tener que llevar un médico a bordo. Por eso definen esta experiencia como exclusiva.

Según la información de Statista recogida por The Wall Street Journal, en 2019 casi 30 millones de personas viajaron a bordo de un crucero convencional frente a las 4.000 que lo hicieron en un barco portacontenedores.

Barco con contenedores
Viajar en un barco portacontenedores puede costar entre 89,5 y 135 euros al día ©GettyImages

Una experiencia irreemplazable

¿Por qué eligen un carguero? Hay quien tiene miedo a volar, otros lo hacen porque quieren viajar internacionalmente sin aumentar su huella de carbono y para algunas personas supone una experiencia de desconexión gracias al completo aislamiento geográfico. Algo que complementan con unas impresionantes vistas y con la nula sensación de claustrofobia.

Los viajeros que se han subido a uno de estos buques afirman que la experiencia no se puede reemplazar fácilmente porque te enseña a ser feliz con menos cosas: te muestra que puedes vivir sin la radio, sin la televisión, sin un teléfono o un ordenador, sin música, sin internet o sin redes sociales. Afirman que es posible y que no es tan malo como la gente piensa.

Barco con contenedores
Ofrecen una experiencia ireemplazable porque te enseña a ser feliz con menos cosas ©GettyImages

No es barato

Al contrario de lo que parece, viajar en un barco portacontenedores puede costar entre 89,5 y 135 euros al día: depende del buque y de la agencia de viajes que organiza la experiencia. Estas tarifas incluyen las comidas y el servicio de lavandería.

No obstante, hay que tener en cuenta que la edad de los viajeros está acotada: solo pueden enrolarse aquellos que tienen entre 14 a 79 años. Los huéspedes suelen ser alojados en camarotes básicos, pero espaciosos y deben tener en cuenta que es obligatorio seguir los horarios de las comidas de la tripulación. Con ellos compartirán los espacios comunes.

El idioma a bordo de estos barcos es el inglés y la duración de los itinerarios es variada: hay viajes de quince días y otros de más de cien. Y, eso sí, las fechas de embarque y desembarque no son fijas: pueden cambiar.

tags: