1. home
  2. /Ocio

Y la pieza de plástico que colocan en medio de la pizza... ¿para qué sirve?

Se trata del artilugio que parece una pequeña mesita de tres patas y que tiene su origen en la década de los 80

1 Minuto de lectura
Packaging saver

El pequeño platillo se llama guardapizzas o pizza saver y nació en Nueva York en los años 80

© Wikimedia Commons/4028mdk09

¿A quién no le gusta la pizza? A pocos no se les hace la boca agua cada vez que vez una recién salida del horno o le entra un hambre voraz solo con olerla. Probablemente se te antoje cenar una después de leer este artículo… Y aunque la mayoría estará acostumbrado también a pedirlas a domicilio, seguro que hay algo que desconocen: ¿para qué sirve la pequeña pieza redonda de plástico que todos los restaurantes colocan en el medio de la pizza?

Packaging
La pizza es uno de los platos favoritos de cualquier paladar ©GTres

 

Seguro que te has puesto a jugar con ella e incluso has pensado que era decorativo, pero no, no es un simple adorno. Tiene una utilidad: protege la pizza. “¿Que la protege? ¿De qué?”, se preguntarán muchos. Pues de los movimientos bruscos. Igual que se coloca un palillo en los sándwiches o hamburguesas con más condimentos, esta pequeña pieza de plástico con forma de mesa evita que la pizza se pegue a la parte superior de la caja (cuando es trasladada a domicilio) y que se despegue.

Este pequeño platillo sujeto sobre tres patas se llama guardapizzas o pizza saver y nació en Nueva York en los años 80 para crear una barrera entre la pizza y la parte superior de la caja en la que llega, y que así podamos disfrutar de nuestra pizza como si estuviese sacada del horno recientemente.

Protector de pizza
Lo mejor es recurrir al packaging que mejor se adapte a nuestro producto cuando hacemos uso del servicio delivery©Wikimedia Commons/Glane23

Este pequeño artilugio lo inventó la americana Carmen Vitale, que denominó a esta pieza packaging saver y la patente se aprobó el 12 de febrero de 1985. Sin embargo, ella no fabricó el guardapizzas, sino que simplemente patentó el invento. Desde entonces se han fabricado millones de ellos en todo el mundo y, a pesar de su éxito abrumador, pasa completamente desapercibido para la mayoría de los consumidores de pizza. Eso sí, seguro que si dejara de utilizarse más de uno la echaría de menos al recibir, de manos de repartidor, su pedido en casa...