1. home
  2. /Ocio

Entrevistamos a Lae Sánchez, la escritora que pellizca el corazón con cada uno de sus libros

Su prosa poética comenzó a calar hondo en las redes sociales y ahora esta autora vallisoletana conquista las librerías

4 Minutos de lectura

Lae Sánchez, la escritora vallisoletana que ha revolucionado la prosa poética

© Imagen cedida/Facebook Vérsame Lae Sánchez

Sus libros son pequeños cuadernos de abordo que dan testimonio de lo que ha vivido, o mejor dicho, de lo que ha sentido. Periodista de formación, experta en marketing y amante de las letras desde que tiene uso de razón, la escritora vallisoletana Lae Sánchez, se ha convertido de un tiempo a esta parte en toda una sensación creándose un ejército de fans surgidos, en gran parte de las redes sociales, que ahora devoran sus páginas.

Lae Sánchez tiene ya cinco libros en el mercado ©Imagenes cedidas

Con cinco libros en el mercado (Qué bueno que viniste, Vamos a subir al cielo a pie, Te voy a doler siempre, Justo el día después y Qué bueno que te fuiste), Lae, quien ha confesado que escribir para ella es “una terapia” es de aquella que piensa que “de la victoria se aprende porque cuesta conquistarla, pero que de la derrota se aprende más porque antes de aprender de los errores asumes un proceso más profundo para digerirla”. Amante de la libertad, del vino y de Cortazar y Benedetti, Lae ha hecho un alto en su camino para hablar con Tu otro diario.

- ¿Desde hace cuanto tiempo escribes?

Escribo desde pequeña porque era la mejor forma que encontré para expresarme (incluso conmigo misma, cuando ni yo quería oírme). Escribir me calma, me hace entender muchas cosas, me va mostrando el camino y sobre todo escribir me ha salvado en muchas ocasiones. Creo que es otro tipo de terapia muy válida para superar ciertas cosas.

- ¿Por qué un día, de repente, decidiste compartir tus pensamientos y tus reflexiones con el resto del mundo?

Empecé a escribir en Facebook en una página que aún conservo que se llama Vérsame y en la que tengo 70.000 seguidores. Lo cierto es que una amiga me animó a contarle al mundo mis pequeñas historias (creo que en parte fue porque estaba harta de escucharme ella jeje)

- ¿Qué aprendiste durante el confinamiento? ¿ y qué lecciones te está dejando esta pandemia?

Aprendí que jamás hay que dar por hecho lo importante, que siempre debemos valorar las pequeñas cosas y el tiempo. No sabemos cuánto tiempo tenemos, hay que vivirlo como si fuera oro.

 

- Aparte de escribir, que tú más que una profesión lo consideras un hobbie, has comentado que tienes otro trabajo que te encanta ¿ de qué se trata?

Trabajo en un sector que también hace que saque lo mejor de mí en la prosa: el vino. Soy directora de Marketing y Comunicación en unas de las bodegas más top de la Ribera del Duero Bodegas Cepa21 y Bodegas Emilio Moro. El vino es pasión, es un idioma, es arte. Una copa de vino saca lo mejor de las personas, me encanta que mi trabajo tenga día a día algo que enseñarme. Trabajar de la mano de un líder de la talla de José Moro es un auténtico privilegio.

- ¿Todo lo que escribes son cosas que has vivido y experimentado en primera persona?

Mi prosa tiene mucho de mí, de mi personalidad, de mi carácter, de mis valores. Te diría que sí, que mis letras reflejan mi camino; los mejores momentos y los peores que me han hecho crecer como profesional y como persona.

No sabemos cuánto tiempo tenemos, hay que vivirlo como si fuera oro.

- ¿Se aprende más perdiendo que ganando y se escribe mejor tras un desamor que enamorado?

De la victoria aprendes porque cuesta conquistarla, de la derrota aprendes más porque antes de aprender de los errores asumes un proceso más profundo para digerirla y superarla. La vida son pequeñas derrotas con las que acabar ganando. Nadie nos enseña a encarar la derrota, y esa sería una lección en la vida muy necesaria. Yo me he criado con un padre futbolista que llevaba en vena la competición y eso te da mucho, mi madre era esa otra parte que equilibraba la balanza: ella es la que me impulsaba del fallo a la oportunidad. Les he necesitado y les necesito a los dos.

- Entonces… ¿el amor mueve el mundo y el desamor empuja a escribir poesía?

El amor mueve el mundo, seguro. Pero es que hay mucho de amor dentro de la palabra desamor. El desamor es esa ventana que te lleva a salir por la puerta grande del amor propio. Todo final es un comienzo.

- Tiene ya cinco libros de prosa poética en el mercado ¿ te atreverías con algún otro género?

Quiero atreverme con una novela. Pero estoy en una etapa de mi vida en la que necesito prosa; necesito esa breve intensidad, esa belleza fugaz, esos choques repentinos con la realidad. Leo mucho, intento aprender de los mejores y algún día espero poder presentar mi primera novela.

- ¿Si tuvieras que poner banda sonora a cada uno de tus libros qué canciones elegirías?

¡Qué divertido! Te lo diré bajito...qué bueno que viniste llevaría la canción de Alejandro Sanz “He sido tan feliz contigo”, Vamos a subir al cielo a pie es muy Izal y “la mujer de verde”. Te voy a doler siempre es “best of you” de Foo Fighters, Justo el día después es La La Love You con su “El fin del mundo” y Qué bueno que te fuiste es Hollow Coves con “Coastline” tal como aparece en el booktrailer (https://www.youtube.com/watch?v=5mqG6MGjNtk).

- ¿Qué es lo que no puede faltarte cuando te sientas a escribir?

Un buen vino, mi favorito se llama Malabrigo. Ese vino me inspira.

- ¿Siempre que lo haces acabas escribiendo algo o a veces te levantas sin haber escrito ni una sola letra?

No me obligo, me respeto y me entiendo. La inspiración puede pillarme en cualquier lugar, a cualquier hora. Para mí es otra manera de crear y a la creación hay que respetarle los tiempos; llega sin avisar, se va sin dar explicaciones. A veces parece que no va a volver, pero siempre llama.

El desamor es esa ventana que te lleva a salir por la puerta grande del amor propio.

- ¿Quiénes son tus referentes en esto de la escritura?

Leo mucho a Benedetti y a Cortázar.

- Cada día se te suman nuevos seguidores y ya vas por los 226.000 ¿qué les das que les enganchas?

Creo que mis historias también son las suyas y se crea un hilo de empatía (como ese hilo rojo del que hablan) que hace que nazca una buena conexión. Lo cierto es que tengo mucha suerte de que me siga una comunidad tan respetuosa y tan mágica. A veces ellos también me ayudan, aunque no lo sepan.