1. home
  2. /Ocio

La llamativa obra del artista francés Thierry Mandon: escenas reales en habitaciones que no existen

Su objetivo pasa por crear un impacto conmovedor y duradero en los espectadores

2 Minutos de lectura
Es un artista francés

En sus sarcásticos trabajos muestra una serie de actividades cotidianas solitarias que extrae de sus escenarios habituales

© mandonthierry

Thierry Mandon es un artista francés que vive y trabaja en Ardèche, un departamento ubicado en la región de Auvernia-Ródano-Alpes. Allí tiene ubicada su base de operaciones para desplegar su estilo único. No en vano su objetivo pasa por crear un impacto conmovedor y duradero en los espectadores. Salta a la vista que lo consigue con sus llamativas obras: escenas reales en habitaciones que no existen.

Este artista multidisciplinar se caracteriza por sarcásticos trabajos en los que muestra una serie de actividades cotidianas solitarias que extrae de sus escenarios habituales. De esta manera consigue que dejen de ser momentos rutinarios para transformarlos en todo un espectáculo. Imágenes que, según explica el propio Thierry, están protagonizadas por “un personaje que es una especie de arquetipo del individuo”.

Un perfil que “se escenifica en una situación banal de la vida cotidiana. Al trasponer algo común en un espacio-tiempo incompatible se convierte en una parodia absurda y poética. El personaje se enfrenta a su condición humana, al aspecto tragicómico de su existencia, a sus límites y también a su fuerza creativa”. Un buen ejemplo de ello es su obra ‘Inside-Outside’ (‘Dentro-Fuera’).

Es un artista francés
En sus sarcásticos trabajos muestra una serie de actividades cotidianas solitarias que extrae de sus escenarios habituales ©mandonthierry

Escenas cotidianas sacadas de contexto

Chambéry fue el lugar elegido para dar forma, en 2015, a esta instalación. El proyecto presenta a un hombre en pijama que está leyendo tumbado cómodamente en la cama. A su alrededor aparece un cuadro y una mesita de noche: todos los elementos están integrados en la pared exterior de un edificio y el protagonista es el propio Thierry Mandon.

Una obra que no fue fácil: “Tuvimos que adaptar el somier a un andamio corto que instalamos en la pared: debo añadir que no me sentí completamente seguro cuando estaba acostado en esa cama porque por debajo tenía varios metros de altura hasta el suelo. Sin la ayuda del equipo de Couts-Circuit, el evento artístico en el que participé, esto nunca hubiera existido”.

No ha sido el único proyecto de este estilo que ha protagonizado. Antes de ‘Inside-Outside’ concibió una obra similar titulada ‘Tableau Vivant’ (‘Cuadro viviente’). En ella aparece sentado junto a una mesa adornada con flores mientras lee un libro de poesía y toma una copa de vino. Con este montaje, ubicado en Países Bajos, el artista francés buscaba representar “la armonía y una unidad estable entre el hombre y su entorno”.