1. home
  2. /Ocio

La curiosa historia de los autobuses escolares de Estados Unidos: ¿por qué todos son amarillos?

Ninguna ley establece cuál debe ser el color, pero la realidad es que estos vehículos son ya un clásico en el país

2 Minutos de lectura
Transporte estudiantil

En Estados Unidos, el transporte escolar no se empezó a regular hasta 1939

© GettyImages

Son una de las imágenes más representativas de Estados Unidos, a pesar de que ninguna ley ha establecido el color que deben lucir cada día cuando transportan a los estudiantes hasta sus colegios. Los modelos clásicos conviven con los modernos para preservar uno de los símbolos del país que cuenta con una historia que arranca en los años 40: ¿por qué los autobuses escolares de EEUU son amarillos?

Como decíamos, todo empezó en 1939 cuando el Departamento de Transportes de Estados Unidos estaba elaborando un estudio para la Universidad de Columbia. Se dieron cuenta que había un tipo de traslados que no estaba regulado: el de las niñas y niños en edad escolar. Un vacío que debían llenar por la seguridad de los más pequeños.

Transporte estudiantil
Lo único que dice la ley es que los autocares deben tener un color homologado industrialmente como de alta visibilidad ©GettyImages

¿Por qué amarillos?

Frank Cyr lideró el grupo que se sentó a legislar el transporte escolar. Un conjunto de especialistas en el que estaban presentes fabricantes de vehículos, agentes de tráfico y empresas de pintura. Juntos diseñaron las normas federales que regirían cada uno de estos medios como, por ejemplo, su mantenimiento: tenía que ser sencillo para que cualquier taller pudiera llevar a cabo esa operación.

No fue la única condición. Acordaron que los autobuses escolares tenían que lucir colores cuya visibilidad fuera alta, pero no establecieron que el tono elegido tenía que ser el amarillo. Es más: hoy en día sigue sin existir una ley que estipule que deben ir pintados así. Sería legal, por lo tanto, que uno de estos medios de transporte fuera de otro color mientras esté homologado industrialmente como de alta visibilidad.

Transporte estudiantil
Otro de los requisitos debe ser un sencillo mantenimiento para que cualquier taller pueda arreglar las averías ©GettyImages

De Crown a Blue Bird

Aunque fueron varias marcas las que se lanzaron a fabricar autobuses escolares, Crown ganó la partida a todas con su modelo Supercoach con espacio para 79 alumnos sentados. Su capacidad no fue la única razón de su éxito. Sus formas redondeadas mejoraban la visibilidad de los más pequeños, su resistencia residía en el acero con el que estaba hecho y a nivel mecánico hicieron una apuesta segura con un motor Hall Scott de gasolina que entregaba 240 CV de potencia.

Sin embargo, el paso del tiempo y la llegada de la competencia les obligaron a entregar el cetro a Blue Bird. No eran unos recién llegados ya que, en 1927, fueron los primeros en fabricar un modelo específico para el transporte escolar usando como base un Ford T. El éxito de sus autocares les llevó, incluso, a crear sus propias autoescuelas para formar a los conductores profesionales.

Seis generaciones después, los Blue Bird siguen siendo el medio de transporte prioritario para los estudiantes de Estados Unidos y aunque los últimos modelos están al día, los modelos clásicos siguen conviviendo con los más actuales conservando, así, uno de los símbolos del país.