1. home
  2. /Ocio

Valentina Miozzo o cómo pasar el confinamiento aislada y sola en el Círculo Polar Ártico

Esta italiana trabajaba como guía de turismo sostenible hasta que la pandemia frenó en seco su vida

2 Minutos de lectura
Tiene 28 habitantes

En septiembre de 2020 recibió una oferta para trabajar en un alojamiento ubicado en el extremo norte de Noruega

© GettyImages

Hace algo más de un año, cuando el coronavirus puso el mundo en pausa, la mayor parte de los habitantes del planeta vivió el confinamiento en sus hogares… aunque hubo excepciones como la de Valentina Miozzo que decidió vivir aquella etapa aislada y sola en el Círculo Polar Ártico. Esta es su historia.

Valentina Miozzo es la autora del blog Viaggiare Libera, nació en la región de Emilia Romagna y vivía cerca de Módena (Italia). Trabajaba como guía de turismo sostenible y pasaba unos seis meses al año fuera de casa… hasta que llegó la pandemia y se vio obligada a parar en seco. Durante el confinamiento continúo trabajando desde casa y escribiendo sobre viajes hasta que, en verano de 2020, recibió una oferta a través de Instagram.

Rumbo a Kongsfjord (Noruega)

En aquel momento la situación parecía controlada en su país y por eso decidió escuchar las noticias que llegaban desde Noruega: le ofrecían dirigir un alojamiento en el Círculo Polar Ártico. No se lo pensó dos veces: aceptó en un par de días y un mes después llegó a Kongsfjord, una localidad ubicada en el extremo norte de Noruega a 3.862 kilómetros de su casa.

Tan remoto es el lugar que apenas hay 28 habitantes de diferentes nacionalidades: alemanes, letones, italianos y tailandeses conviven con los lugareños y se comunican en inglés. El supermercado más cercano está a 40 kilómetros y la gente va cada una o dos semanas, 321 kilómetros les separan del hospital y para llegar al aeropuerto local hay que recorrer 64 kilómetros.

En invierno todo está helado y las rachas de viento alcanzan los 120 km/h. Y por si todo esto fuera poco, los días extremos se alternan: desde mediados de mayo hasta mediados de julio reina el sol de medianoche, es decir, siempre es de día. Un periodo que da el relevo a las jornadas en las que se da el fenómeno contrario: impera la noche.

¿Volverá a Italia?

El contrato de Valentina terminó hace un par de meses, pero decidió alquilar una casa y prolongar su estancia en Kongsfjord aunque no para siempre. Su próxima aventura la llevará hasta Svalbard: el lugar más septentrional del planeta que está habitado durante todo el año y donde la gente comparte las calles con osos polares. Ubicado a 1.046 kilómetros debajo del Polo Norte, llegará allí con el coche que ha comprado junto a su amiga Eugenia; después pondrán rumbo a las Islas Lofoten para trabajar en otro alojamiento. En otoño tiene pensado recuperar su trabajo de guía y, por lo tanto, regresar a Italia.