1. home
  2. /Ocio

Con Nueva York bajo sus pies: Natxo, el vasco de la histórica imagen del Rockefeller Center en construcción

La más que conocida imagen muestra a varios operarios descansando sobre una viga a gran altitud sin ningún tipo de protección

2 Minutos de lectura
Rockefeller Center

Entre los operarios de la emblemática foto ‘Lunch atop a Skyscraper’ se encuentra el vasco Natxo Ibargüen

© Wikimedia Commons

Si hay una imagen icónica de las miles que hay de Nueva York y del Rockefeller Center, esa es la de los operarios descansando sobre una viga a una altura de vértigo durante un parón en su trabajo de construcción del emblemático edificio. Titulada ‘Lunch atop a Skyscraper’(‘Almuerzo sobre un rascacielos’) forma parte de la historia del Arte por el significado que entraña, con trabajadores que entonces representaban la capa social más baja con la capital del mundo a sus pies, sin temor alguno a pesar de no tener ningún tipo de protección y estar a cientos de metros de altura. Pues bien, entre esos obreros se encontraba Natxo Ibargüen, un vasco que cruzó el charco buscando una vida mejor. Es el segundo por la izquierda, el que está encendiendo el cigarrillo de un compañero.

Rockefeller Center
Natxo es el segundo por la izquierda, el que ayuda a un compañero a encender el cigarrillo©Wikimedia Commons

Natxo tenía 19 años cuando decidió abandonar su Balmaseda natal (en Vizcaya) porque estaba a punto de iniciar el servicio militar. Corría el año 1919 y España libraba con Marruecos la Guerra del Rif, destino más que probable para el joven, que no se lo pensó dos veces y emigró a Argentina. Allí estuvo una larga temporada y después regresó a Europa, estableciéndose en Bristol (Inglaterra). Desde allí, navegó por todo el mundo como marinero hasta que, en los años 20, se trasladó a Nueva York.

Una vez en Estados Unidos, conoció a una chica vasca afincada en la ciudad de los rascacielos, Esperanza Ojinaga, con quien se casaría y formaría una familia. Empezó a trabajar en la construcción y entre las decenas de proyectos en los que participó se encontraba el del Rockefeller Center. Durante una de sus duras jornadas de trabajo, el 20 de septiembre de 1932, llegó un fotógrafo (supuestamente Charles C. Ebbet, a quien la mayoría de expertos atribuyen la autoría de la imagen) y le retrató junto a algunos de sus compañeros en un descanso.

Nueva York
La fotografía en la que aparece Naxto Ibargüen fue tomada en el piso 69 del Rockefeller Center©GTres

La foto, a pesar de ser ya histórica y de haber dado la vuelta al mundo, no fue casual, sino que el propio fotógrafo les pidió que se sentasen en la viga y posasen para él. A pesar de que formaba parte de una escenificación, el momento es único por todo lo que representa, como símbolo de una lucha de clases que enfoca la grandeza real en la más baja. La fotografía, tomada a la altura de la planta 69, se publicó por primera vez en el New York Herald-Tribune dos semanas después.

Natxo ya nunca regresó a España, pero sí lo hizo su hijo Dani, que acudió a Balmaseda a conocer a sus familiares, a quienes relató la historia vital de su padre y les explicó que formó parte de los trabajos de construcción del rascacielos. Desde la Asociación Harresi de Balmaseda han comprobado la veracidad del relato y han encontrado en un registro “que en aquel momento residía junto a su familia en Brooklyn”. A eso se suman varias fotografías en las que se ve que se trata de la misma persona que la de ‘Lunch atop a Skyscraper’ y, por supuesto, el testimonio de Dani. Por eso, en la la Asociación Harresi, tan y como asegura su presidente, Juan Tomás Pikizu Sáez, a La Vanguardia, lo tienen claro: “No tenemos ninguna duda de que se trata de Natxo Ibargüen”.

tags: