1. home
  2. /Ocio

Dion Rich, el espontáneo que logró colarse en 35 finales de la Super Bowl

Este hombre de San Diego puede presumir de haber visto, en directo, el partido más importante de la NFL sin pagar

3 Minutos de lectura
Es el partido más importante de la NFL

Las entradas de la final de la Super Bowl valen varios miles de dólares, pero Dion Rich vio 35 de estos partidos gratis

© GettyImages

La Super Bowl es uno de los eventos deportivos que mucho estadounidenses no quieren perderse. Este año el Raymond James Stadium de Tampa solo tenía disponible el 38 por ciento de su capacidad total debido a las restricciones del coronavirus, es decir, unos 25.000 aficionados vieron en directo el partido más importante de la NFL. ¿Cuánto pagaron? Las entradas oscilaban entre los 3.800 y los 11.300 euros, aunque en otros canales llegan a costar 28.800 euros. A no ser que seas Dion Rich, el espontáneo que ha visto 35 finales… sin pagar ni un solo céntimo.

La primera vez que se jugó la final de la Super Bowl el calendario informaba que era 15 de enero de 1967. Más de 62.000 espectadores vieron el partido en directo y entre ellos estaba Dion Rich, un hombre que logró colarse en el evento deportivo más visto de Estados Unidos… sin tener entrada.

¿Cómo? Él mismo lo contó en una entrevista concedida a la revista Rolling Stones: “Descubrí dónde se alojaban los Kansas City Chiefs en Los Ángeles, me levanté temprano, fui al aparcamiento de los autobuses y llegué justo antes que ellos. Cuando se bajaron del autobús, yo llevaba una chaqueta que un jugador ya me había dado y me dirigí al vestuario con ellos”.

Los Angeles Chargers Vs New England Patriots at Gillette Stadium
Uno de sus bares se convirtió en el lugar de celebración de los Chargers, que acabaron invitándole a recorrer EEUU con ellos©GettyImages

La noche de San Diego

Pasar desapercibido de esa manera tenía truco. Dion Rich era dueño de muchos bares en San Diego y logró establecer una gran relación con diferentes jugadores y dirigentes de los Chargers, el conjunto que se había instalado en la ciudad procedente de Los Ángeles. Tanto que uno de sus locales se convirtió en el epicentro de las celebraciones de los aficionados y, posteriormente, del propio equipo.

Su influencia alcanzó tal nivel que el bar también se convirtió en una parada obligatoria para aquellos que iban a San Diego a disputar un partido. Con el paso del tiempo, los Chargers le invitaron a cada uno de sus viajes y no solo recorrió Estados Unidos gratis, también pudo aprender cómo funcionaba la organización y la seguridad de un partido de la NFL. Esto sumado a la amistad que había entablado con diversos jugadores del Kansas City, le abrió las puertas de la primera final… hasta el punto de celebrar el título en el vestuario con los jugadores.

La Super Bowl, los JJOO, los Oscar…

Tras aquella primera incursión llegaron 22 más con la excepción de la tercera final: no pudo asistir porque se había ido a esquiar con unos amigos. Utilizó todo tipo de artimañas para ver la Super Bowl en directo sin tener que poner ni un solo céntimo de su bolsillo: pelucas, gafas, bigotes y barbas falsas, antiguos pases de prensa… En una ocasión se disfrazó de agente de seguridad y en otra lució una chaqueta con su nombre y el logo de la NFL para hacerse pasar por un directivo.

Sus hazañas le permitieron colocarse justo detrás del trofeo Vince Lombardi en una ocasión e, incluso, llevó a hombros al mejor jugador de la final otra ocasión. Eso sí, su habilidad no se reducía a la Super Bowl: a este partido hay que añadir catorce Juegos Olímpicos, la Serie Mundial de Béisbol, peleas de boxeo y hasta los premios Oscar.

Sin embargo, en 1989 le descubrieron. Su rostro se había hecho muy popular porque siempre aparecía en las portadas de todos los periódicos y en las imágenes de los principales medios televisivos. Así las cosas, en el citado año los responsables del evento contrataron a ocho investigadores privados y le tendieron una trampa. Uno de ellos se hizo pasar por periodista y en una entrevista ficticia, Dion Rich confesó sus artes para colarse en los estadios donde se celebraba la Super Bowl sin pagar.

tags: