1. home
  2. /Ocio

La nueva regulación para los patinetes eléctricos: ¿en qué consiste?

La nueva normativa, que ya ha entrado en vigor, limita tanto la velocidad como los espacios en los que pueden moverse las personas que utilicen estos patinetes

1 Minuto de lectura
Por EUROPA PRESS
Patinetes eléctricos

La regulación entró en vigor el pasado 2 de enero de 2021

© GettyImages

Los patinetes eléctricos se han convertido en una de las opciones de movilidad más populares en 2020, pero el uso de estos equipos cuenta con una nueva regulación, que entró en vigor el 2 de enero, y que limita tanto la velocidad como los espacios en los que pueden moverse.

La demanda de patinetes eléctricos ha crecido en 2020 un 142 por ciento con respecto al año anterior, como recogen en varios comparadores de precios, que destaca que los tres modelos más demandados pertenecen a Xiaomi. Esta situación ha tenido un efecto sobre el precio: ha subido un 9,43 por ciento y su pico máximo ha alcanzado los 383 euros en octubre.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha considerado necesario regular el uso de patinetes (o vehículos de movilidad personal, como los denomina) en una nueva normativa ya que, si bien se han convertido en una alternativa de transporte, “su uso ha venido marcado por situaciones de alegalidad que eran necesario regular”, como apuntan desde el comparador.

El 2 de enero entró en vigor la nueva normativa sobre el uso del patinete eléctrico, que establece que la velocidad queda limitada a un máximo de 25 km/h, y su circulación deberá realizarse en ciudad por la calzada, por lo que los usuarios tienen prohibido circular y estacionar en las aceras o en zonas peatonales.

Patinete eléctrico
Según la normativa, los usuarios tienen prohibido circular y estacionar en las aceras o en zonas peatonales©GettyImages

Tampoco podrán circular por vías interurbanas, travesías, autopistas, autovías y túneles urbanos. La DGT implementará su uso en carretera como un vehículo más y, por tanto, tendrá que someterse a las mismas leyes de tráfico que cualquier otro conductor.

Su uso está terminantemente prohibido siempre que se haya bebido alcohol, si se está hablando por el teléfono móvil, se llevan puestos los auriculares o se transporta a otra persona.