1. home
  2. /Ocio

Espido Freire, la premio Planeta que narra sus libros con la misma magia con la que usa la pluma

Con motivo de la publicación de ‘Querida Jane, Querida Charlotte’ en versión audiolibro, concede una entrevista a Tu Otro Diario en la que confiesa también cómo ha vivido la pandemia

3 Minutos de lectura
Premio Planeta 1999

Para Espido Freire lleva trabajando con su voz desde que era adolescente

© Nika Jiménez

Hace más de dos décadas que Espido Freire se convirtió, a sus 25 años, en la persona más joven en ganar el Premio Planeta. Desde entonces, nadie ha superado su récord, mientras ella no solo ha seguido publicando obras de éxito, sino que se ha sabido adaptar al vertiginoso cambio que ha dado la sociedad en los últimos años, lanzándose de lleno a nuevos formatos como el audiolibro. Así, en versión narrada, acaba de reeditar ‘Querida Jane, Querida Charlotte’ de la mano de Storytel y ella misma es quien le pone voz. Y la suya –formada en canto y en locución- no es una voz cualquiera. Si ya resulta mágico adentrarse en sus libros, escucharla contar sus propias historias no lo es menos.

Revela, en una entrevista a Tu Otro Diario, que ha perdido a seres queridos en la pandemia y que intenta encontrar un sentido a todo lo vivido en los últimos meses. Reconoce que esta situación, a la que intenta “encontrar un sentido”, le ha cambiado y se ha vuelto “menos impaciente, más madura”.

‘Querida Jane, Querida Charlotte’ es tu segunda obra pasada a formato audiolibro; ¿por qué esta ahora?

El formato audiolibro está ya consolidado, y era una manera de que los lectores que han pedido durante años que reeditara el texto lo tuvieran… de una manera muy especial.

¿Qué te ha supuesto ‘enfrentarte’ de nuevo a un libro que escribiste hace más de quince años?

Ha supuesto recuperar la energía de los treinta, la ingenuidad y la limpieza de mirada con la que hice ese precioso viaje literario y real. Nada como leer algo antiguo para darnos cuenta de quiénes somos ahora.

¿Y hacerlo, además, de manera narrada? ¿Cómo es la experiencia de poner voz a tu propio audiolibro?

Yo estoy familiarizada desde la adolescencia con grabaciones y con estudios, tanto de canto como de voz. Me gusta mucho, de hecho, jugar con la voz y trabajar con ella. Es un trabajo muy minucioso, que exige una gran atención y compromiso, y eso es parte de su encanto.

¿Pondrás voz a más audiolibros?

Sin duda.

¿Es el audiolibro el fin del formato físico o ambos se complementan?

Nada acabará con el libro. Está demasiado bien hecho. Pero el audiolibro es perfecto para según qué circunstancias, y según qué personas. El libro en papel lo es para otras. Tenemos la suerte de vivir en un momento en el que podemos escoger entre varias maneras de leer, de escuchar y de aprender.

Espido Freire
Freire publica ‘Querida Jane, Querida Charlotte’ en formato audiolibro©Storytel

¿Se puede decir que Jane Austen y las hermanas Brontë son unas de tus influencias literarias?

Se puede y se debe. Son cuatro autoras de referencia para cualquier escritora, más aún para mí, que soy filóloga inglesa. Por suerte, son muy conocidas, leídas y estudiadas, y eso nos permite contrastar visiones, conocerlas muy bien y aprender de su talento.

Jane Austen interrumpió su educación a causa de una enfermedad infecciosa y las hermanas Brontë vivieron gran parte de su vida aisladas en el campo. ¿Son ellas un ejemplo a seguir ahora más que nunca, en época de pandemia?

Así es, Jane, su hermana Cassy y su prima, también llamada Jane, se contagiaron en el internado. Las epidemias de tifus y cólera, así como la viruela y el sarampión, eran habituales y periódicas. Fueron las niñas las que pidieron ayuda a su casa, y por desgracia, la tía de Jane se contagió de su hija y murió, lo que les dejó devastados. Como ahora, las niñas dieron un ejemplo de valor y de entereza. Y las Brontë crearon su propio mundo creativo, historias, dibujos, cuentos… primero común entre los hermanos y luego individual. Nuevamente, esa ha silo la salida actual para muchas personas.

¿Cómo has vivido el confinamiento?

Yo no puedo quejarme. Estoy acostumbrada a periodos de soledad, mi casa es cómoda y bonita, y egoístamente, mis gatitas estaban encantadas de tenerme para ellas. He perdido, por desgracia a seres queridos, pero mis padres y mi hermana siguen bien. He tenido la suerte de continuar escribiendo y trabajando, mis lectores y seguidores han estado ahí a cada minutos, y las redes sociales han servido para que no perdiéramos ese contacto con directos, con interacciones y clases. Solo puede sentir muchísimo el dolor de quienes han sido menos afortunados, pedir que todos seamos muy cautos y dar gracias por lo que tengo.

Rectoría de las hermanas Brontë
Jane Austen y las hermanas Brontë son autoras de referencia para Freire©Nika Jiménez

¿Te ha cambiado en algo la pandemia?

A todos, sin duda, nos ha cambiado. Nunca creímos vivir algo que se ha repetido muchas veces en la historia pero que pensábamos que era, efectivamente, historia pasada. En el plano laboral he acelerado proyectos para los que creía que tenía 3 o 4 años por delante, me ha hecho más rápida, más intuitiva. Y en el plano personal ha sido a la inversa, me he vuelvo más calmosa, menos impaciente, más madura. He reforzado qué tenía importancia para mí y qué no. Es difícil buscar la parte positiva de algo que ha causado tanto dolor a todos, tal desgarro, pero intento encontrarle un sentido, y en mi caso, es ese, una mayor simplicidad de vida, de objetivos y de afectos.