Cachas sin camiseta que llevan sushi a domicilio: la descabellada idea que ha evitado la quiebra de un restaurante

El éxito ha sido tal que el dueño del negocio, que es culturista además de chef, planea exportar su proyecto a otros países, entre ellos España

1 Minuto de lectura

17 de Septiembre 2020 / 17:39 CEST

Masanori Sugiura, propietario de Delivery Macho

Masanori Sugiura, propietario de Delivery Macho, tras hacer entrega de un pedido a una clienta

© Captura de pantalla de Antena 3 Noticias

Imaginación al poder. Esa ha sido la clave para evitar la quiebra de un restaurante de la ciudad japonesa de Anjo especializado en sushi que atravesó por momentos muy difíciles a causa del coronavirus y de las consecuentes restricciones de movilidad y confinamientos. A su propietario, Masanori Sugiura, no se le ocurrió otra cosa que llevar el sushi a domicilio… ¡sin camiseta! Teniendo en cuenta que, no solo es chef, sino también culturista, la intención era que sus músculos sirvieran como reclamo.

¡Y vaya si lo ha conseguido! De estar a punto de echar el cierre, ha pasado a ingresar unos 12.000 euros al mes. Ha tenido, además, que ampliar la plantilla y ha contratado a otros cinco culturistas que hacen sus repartos a pecho descubierto. El nombre elegido para esta nueva extensión de su negocio no podía ser más apropiado: Delivery Macho.

El pedido mínimo para llevarlo a domicilio es de 56 euros y el cliente tiene la posibilidad de elegir que el mensajero dedique unos minutos a realizar poses sacando músculo. Eso sí, se trata de un extra que hay que abonar y que tiene un precio de unos 23 euros.

  
 
 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 #デリバリーマッチョ

 

Una publicación compartida de masanori sugiura (@delivery.macho) el

 

Como no podía ser de otra manera dada las características del servicio, los medios de comunicación de Japón se han hecho eco de ella, dando así publicidad gratuita y aumentando la clientela. Son sobre todo mujeres, según explica Sugiura al diario El País, pero también llevan la comida a personas hospitalizadas para hacer más ameno su ingreso y a familias con niños.

El éxito rotundo de una idea que, a priori, podía parecer más una broma que una intención real de llevarla a cabo ha hecho a su creador ampliar horizontes: ya planea internacionalizar Delivery Macho y… ¡atención! ¡Uno de los primeros países en los que piensa es España! Las dos ciudades que tiene en mente son Beverly Hills (en California, Estados Unidos) y Barcelona. ¿Tendría aquí el mismo resultado?