Amante de las excursiones, los bosques y el pollo frito: los ‘lujos’ de Tim Sweeney, el creador de Fortnite

El CEO de la empresa que dio forma al exitoso juego se caracteriza por ser un hombre reservado con gustos discretos

3 Minutos de lectura

31 de Agosto 2020 / 19:54 CEST

BAFTA Presents Special Award to Epic Games

Cuando estaba en la universidad fundó su empresa y lanzó su primer videojuego al mismo tiempo

© GettyImages

A pesar de tener un patrimonio de 8.441 millones de euros, según Bloomberg, Tim Sweeney es un hombre discreto tanto en el plano personal como en el profesional. Discreto con su vida, los grandes lujos que se permite son el pollo frito, los refrescos light y las excursiones por los bosques que tanto protege. Así es el CEO de la empresa que creó Fortnite

Tim creció en Maryland y fue un niño precoz en lo que a programar se refiere. Todo empezó cuando visitó a uno de sus hermanos mayores en San Diego: trabajaba en una start-up y le enseñó a programar. Cuando cumplió once años heredó un ordenador con el pasaba la mayor parte del tiempo diseñando   videojuegos , las horas restantes las dedicaba a averiguar cómo funcionaba todo lo que le rodeaba: televisiones, radios, máquinas de cortar el césped…

Nace su empresa

Llegó el momento de seguir su formación en la universidad y se decantó por Ingeniería Mecánica… sin dejar de lado la programación. En segundo creó su primer videojuego completo, ZZT, y fundó su empresa: Potomac Computer Systems. Corría el año 1991 y como podéis prever, Tim no terminó la carrera. Cuando se iba a graduar decidió regresar a casa de sus padres y hacer del garaje, cómo no, su espacio de trabajo.

Fortnite And Travis Scott Present: Astronomical
Hoy en día el juego tiene más de 350 millones de usuarios y ha generado unos ingresos de más de 3.370 millones de euros©GettyImages

Desde allí y con una inversión de uno 3.400 euros empezó su historia en esta industria. Potomac Computer Systems se convertiría en Epic Games y a medida que aumentaron los pedidos, Tim pudo volar un poco más alto. En 199 dejó su trabajo como cortador de césped y su hogar familiar: se mudó a Cary, Carolina del Norte, el mismo lugar donde su compañía sigue estando hoy en día. Fruto de su bajo perfil, Silicon Valley nunca le atrajo.

Unreal Engine, una de las claves

En 1998 lanzó Unreal, su primer videojuego de disparos para PC que permitía a los usuarios jugar juntos en ordenadores separados, pero el elemento clave fue la tecnología de gráficos 3D que empleó. Unreal Engine pasó a ser gratuito en 2015 y se ha convertido en uno de los motores más usados: cualquier desarrollador puede emplearlo a cambio de una comisión que Epic Games se lleva cuando lo comercializan.

Antes de este aperturismo llegó Gears of War de Epic, un juego diseñado para la Xbox 360 que vendió más de 22 millones de unidades y generó más de 844 millones de euros, Shadow Complex y la serie Infinity Blade. No obstante sería Fortnite el que lo cambiaría todo: en septiembre de 2017 lanzó este modelo de juego de Battle Royale en el que los usuarios intentan sobrevivir buscando recursos y fabricando armas y herramientas.

Samsung Unpacked New York City
Tim Sweeney siempre hace hincapié en que el éxito de Fortnite se lo debe a los desarrolladores de su equipo©GettyImages

Los bosques

En unos meses ya tenía 200 millones de jugadores en siete plataformas de juego diferentes. Hoy en día presume de más de 350 millones de usuarios registrados y gracias a él, Epic Games ha ganado más de 3.370 millones de euros. ¿Cómo es posible si el juego es gratis? Gracias a las compras que se pueden realizar dentro de la dinámica: no en vano, un traje puede costar 20 euros.

Al mismo tiempo que su empresa crecía, lo hacía el patrimonio de Tim Sweeney: más de 8.441 millones de euros. Sin embargo ni le gusta presumir de ello ni atribuirse el mérito de Fortnite: siempre incide en que lo logrado es gracias a los desarrolladores de juegos de su equipo, única y exclusivamente. ¿Cómo ha invertido todas estas ganancias? Siendo amante de los coches, introdujo en su garaje un Ferrari y un Lamborghini, pero acabaron siendo demasiado llamativos y el CEO de Epic Games cambió de rumbo. Se hizo con 78 hectáreas en Carolina del Norte para su conservación y donó 12,6 millones de euros para proteger los bosques de la zona oeste del citado estado.