‘Tenet’: resolvemos algunas dudas sobre la rocambolesca película de Christopher Nolan (¡Ojo con los spoilers!)

Uno de los aspectos que más ha provocado confusión entre el público es su final, en el que el director vuelve a hacer gala de su gusto por los desenlaces complejos

4 Minutos de lectura

31 de Agosto 2020 / 11:06 CEST TU OTRO DIARIO/ EUROPA PRESS

Tenet

Tenet ha logrado dividir por completo a los espectadores, entre encantados y confusos

© Warner Bros

Tras una auténtica travesía por el desierto y meses de sequía en las salas de cine el público ya puede disfrutar de Tenet, la última película Christopher Nolan. El cineasta británico vuelve a jugar con la magnitud y el concepto del tiempo en un largometraje que funciona como si de un gran palíndromo se tratase. Uno de los aspectos que más ha provocado confusión entre el público es su final, en el que el director vuelve a hacer gala de su gusto por los desenlaces complejos.

Una de las principales apuestas de Nolan con Tenet es romper el tradicional esquema del tiempo, que sigue su curso siempre hacia delante (incluso cuando en películas, como Regreso al futuro o Vengadores: Endgame, se viaja al pasado). En esta propuesta, el cineasta se inspira en la ley de la entropía, con la que teoriza sobre la posibilidad de invertir la causalidad de los movimientos.

CINEMA-NOLAN
El director, guionista y productor británico Christopher Nolan, la mente detrás de Tenet ©GettyImages

Es así, que se ofrece la posibilidad de “viajar en el tiempo”, en el sentido de que un hecho puede revertirse en un período de tiempo elegido, que pueden ser diez minutos, una hora, 10 días o, incluso años. A través de una máquina, se invierten personas, animales u objetos. De ahí, que haya escenas en las que los personajes parezcan que hacen las cosas al revés, como en la pelea de John David Washington en el aeropuerto de Oslo.

Además, están también las pinzas temporales, que se explican en la segunda parte del metraje de la cinta. El soldado Ives (Aaron Taylor-Johnson) explica que el villano de la cinta, Andréi Sator (Kenneth Branagh), ha utilizado esta técnica para llevar a cabo sus ambiciones.

La pinza temporal es una derivación de una estrategia militar real, llamada movimiento de pinza o de doble envolvimiento. Básicamente, consiste en provocar que las tropas enemigas queden atrapadas tanto en el frente como la retaguardia, rodeándolas, el caso histórico más famoso es el del general cartaginés Aníbal en la Batalla de Cannas en el 216 a.C.

Esto, aplicado a la inversión del tiempo, significa que Sator tiene esbirros que actúan desde el pasado y el presente y otros que actúan desde el futuro, de manera que siempre logra saber el movimiento que hará su enemigo, lo que le permite cambiar sus planes según vaya surgiendo los acontecimientos.

Por ese motivo, Sator consiguió saber que el plutonio que el Protagonista y Neil (Robert Pattinson) debían lograr para él no se lo iban a dar. Eso le permitió adelantarse y amenazar con matar a su esposa, Kat (Elizabeth Debicki), para así hacerse con el botín.

EL CONCEPTO DE LA PINZA TEMPORAL

Cuando parece que logra su objetivo, es cuando Ives le explica de manera más detallada al Protagonista el esquema de la pinza temporal. También se revela que no es plutonio lo que busca Sator, sino reunir las nueve piezas de un algoritmo creado por una científica que provocaría la fusión del pasado, presente y futuro, provocando así que el Tierra se “reinicie”, terminando con toda vida existente.

Ese es el objetivo de los villanos de un futuro que se percibe como decadente, reiniciarlo todo para construir el mundo de nuevo. Sin embargo, gracias a Kat (a la que acaban salvando la vida gracias a una inversión temporal), el Protagonista y Neil descubren que Sator no planea reiniciarlo, sino destruirlo completamente, puesto que ha unido su propia vida al destino del algoritmo, que explotará cuando él muera.

Tenet
La película tiene como principales protagonistas a John David Washington (imagen), Robert Pattinson y Elizabeth Debicki©CordonPress

El problema es que Sator padece un cáncer de páncreas y le queda poco tiempo de vida. Esto, efectivamente, obliga a que el Protagonista y Neil, con la ayuda de Ives y su ejército, planeen una pinza temporal, con el objetivo de adentrarse en el escondite en el que Sator ha ocultado las nueve piezas del algoritmo, el pueblo de su infancia.

En medio de esta lucha bélica a dos tiempos hay un tercer círculo temporal, en el que Kat viaja al pasado para acabar con la vida de su marido. La pinza temporal se encuentra con una dura estrategia de Sator, que también previno que el Protagonista orquestaría un ataque a dos tiempos.

Esto obliga a Neil a sacrificarse, haciendo dos inversiones temporales, de manera que así logra salvar al Protagonista, Ives y el algoritmo antes de que Sator los explosione, algo que sucede antes de tiempo, puesto que Kat, impaciente, dispara a su cónyuge antes de la señal.

EL FINAL ES EL PRINCIPIO

El matar a Sator en el pasado provoca una paradoja temporal, en la que pasado, presente y futuro se recolocan como buenamente pueden. En el pasado, Kat, junto con su hijo, se ve a sí misma huyendo (evocando su propio recuerdo de cuando estuvo a punto de huir de las garras de su marido maltratador).

Tenet
Una de las principales apuestas de Nolan con Tenet es romper el tradicional esquema del tiempo©Warner Bros

En el futuro, parece que, pese a sacrificarse, Neil logra sobrevivir para, efectivamente, volver al pasado (fue él quien le ayudó al Protagonista en la Ópera de Kiev) y en el presente, el Protagonista descubre que todo lo sucedido ha sido un detallado plan que él mismo orquestó desde el futuro, puesto que Neil le releva que, en los próximos años, ellos trabajarán en varias misiones y, efectivamente, serán amigos.

Con lo cual, Tenet acaba teniendo un final digno de un palíndromo. Por un lado, es el inicio del Protagonista, que descubre que él se encarga de velar por la seguridad del pasado y el presente (ya que su yo del futuro fue el que le reclutó realmente en el pasado) y, por otro lado, es el final de Neil, quien se sacrificó para evitar que Sator destruyese a la Humanidad.

Un auténtico laberinto temporal que está destinado a conquistar la taquilla de todo el mundo. Eso sí, con este final surge otra pregunta: ¿con tanto giro en el tiempo, se atreverá Nolan a hacer una continuación?

tags: