Las góndolas de Venecia limitan el número de pasajeros... y no, no es a causa del coronavirus

Las autoridades de la capital del Véneto han tomado esta decisión para no poner en peligro a los turistas que disfrutan de ellas

2 Minutos de lectura

18 de Agosto 2020 / 18:10 CEST

TOPSHOT-ITALY-HEALTH-VIRUS-LIFESTYLE-TOURISM-VENICE

A partir de ahora, los gondoleros sólo podrán admitir a cinco personas en sus barcos

© GettyImages

Cuando viajamos, hay determinados lugares en los que nos rendimos a los atractivos más turísticos. Si trasladamos esta premisa a Venecia, una de las actividades más típicas que podemos hacer en la ciudad italiana es recorrer sus canales a bordo de las famosas góndolas. Eso sí, a partir de ahora el aforo estará limitado y la causa no es el coronavirus: es el aumento de peso de los turistas que llegan hasta la capital de la región de Véneto.

Las autoridades venecianas han tomado una decisión sobre uno de los principales encantos de su oferta turística: reducir la capacidad de pasajeros que pueden albergar las góndolas debido a un aparente aumento de peso en los turistas. Hasta ahora el aforo era de seis pasajeros, pero, de acuerdo con las nuevas reglas, sólo se permitirán cinco turistas por viaje. La medida también se aplicará también a las que son más grandes y atraviesan el Gran Canal de un lado a otro: pasarán de catorce individuos a doce.

ITALY-HEALTH-VIRUS-VENICE
La decisión ha sido tomada por seguridad: de esta manera el agua no entrará en las góndolas©GettyImages

El objetivo es evitar que entre agua por los costados de estos famosos barcos. Roberto Luppi, exdirector de la asociación de gondoleros de Venecia, ha asegurado que el problema es ‘el peso medio de los turistas, pero también el hecho de que los canales están cada vez más agitados por el tráfico de lanchas motoras’. Ha añadido, además, que esta determinación está motivada por razones de seguridad. No es un intento de aumentar las ganancias de los gondoleros al distribuir los clientes entre más barcos.

Limitar el aforo máximo

Por su parte, Andrea Balbi, presidente de la asociación de gondoleros, ha apuntado al aumento de peso de los turistas como principal desencadenante de la decisión: ‘En comparación con hace diez o quince años, las personas que nos visitan pesan un poco más. A diferencia de un ascensor, donde hay un mensaje que indica el número de personas o el peso máximo, nosotros no tenemos básculas para pesar a las personas. Por ello, hemos reducido el número de pasajeros’. A partir de ahora seguro que muchos se pensarán dos veces el subirse a una góndola degustando uno de los famosos helados italianos.