1. home
  2. /Ocio

Kathleen Edwards: la estrella del country que lo dejó todo para servir café en Canadá

Perder el control de su carrera y una depresión fueron las causas que la impulsaron a alejarse de los escenarios

2 Minutos de lectura
Joni Mitchell celebrates her 70th birthday at Toronto's Massey Hall.

En 2012 sintió que había perdido el control y dos años después de retiró temporalmente

© GettyImages

El mundo de la música country no se había olvidado de Kathleen Edwards, una de sus estrellas. Los vaivenes de su vida personal se hicieron incompatibles con sus éxitos musicales y le arrebataron la felicidad. Tenía que hacer algo para cambiarlo y lo dejó todo atrás para mudarse a Canadá, donde puso en marcha una cafetería. Algo que sus canciones ya habían vaticinado.

Kathleen nunca ha sido capaz de entender por qué sus composiciones terminaban convirtiéndose en profecías. Le ocurría a menudo. Un año y medio después de haber lanzado la primera canción de su debut, un tema que incluía una frase en la que decía que iba a tener un bebé en junio, se dio cuenta que su embarazo finalizaba en el citado mes. Lamentablemente sufrió un aborto espontáneo y aquella predicción no se cumplió.

Un café en Canadá

Tiempo después, en 2012, ‘For the Record’ contaba la historia de una artista que había perdido el control de todo lo que rodeaba su carrera. Una composición que también adelantó lo que ocurriría en su propio futuro. A raíz de su divorcio del músico Colin Cripps, Edwards pasó varios años dedicándose a hacer un disco y el día que lo terminó, llamó a sus padres llorando. Sentía que había perdido el control.

Durante tres años estuvo trabajando en su propia cafetería situada en las afueras de Otawa©GettyImages

Estaba en lo cierto. Aquel álbum le pasaría factura: siguió adelante con él a pesar de que su vida personal se estaba desmoronando. Le diagnosticaron una depresión y en 2014 sorprendió a sus fans al anunciar que se retiraba de la música. Kathleen Edwards puso rumbo a Ottawa (Canadá) y abrió Quitters, una cafetería en las afueras de la ciudad donde trabajaba doce horas al día.

El regreso

Sus guitarras se quedaron en una habitación a la que nunca entró hasta que, tres años después, el mánager de Maren Morris, una estrella del country, la llamó: quería saber si colaboraría con el cantautor. Kathleen voló a Nashville para escribir, componer y dar forma a los temas que supondrían su regreso a los escenarios. Una vez más, transformaba sus calamidades personales en conquistas musicales. Solo queda por ver si sus nuevas canciones vaticinan lo que ocurrirá en su futuro.