De Nashville a Nueva York: estas son las mansiones de Taylor Swift valoradas en más de 70 millones de euros

La cantante ha decidido invertir su fortuna, valorada en 317 millones de euros, en propiedades inmobiliarias

2 Minutos de lectura

14 de Julio 2020 / 10:33 CEST

Taylor Swif

Actualmente, Taylor Swift posee una fortuna de 317 millones de euros

© GTres

Desde que comenzó su carrera musical, allá por el año 2005, cuando tan solo tenía 16 años, Taylor Swift ha sabido mantenerse en la cresta de la ola. Sus exitosas giras, sus coreadas canciones y su particular estilo han convertido a esta artista en todo un referente, tanto que ha llegado a ser considerada una de las 100 personas más influyentes del mundo según la revista Time.  Ahora, con 30 años y una carrera de vértigo a sus espaldas en la que no han faltado los premios ni los reconocimientos de todo tipo, Taylor puede presumir de haber conseguido amasar una fortuna estimada en 317 millones de euros, parte de la cual, ha decidido invertir en propiedades inmobiliarias. La cantante de Shake it Off posee aproximadamente 72 millones de euros en mansiones que van desde Nueva York, donde tiene establecida su residencia habitual, hasta Nashville, donde se mudó con tan solo 14 años para llevar a cabo su carrera musical. Pero por si esto no fuera suficiente, la artista se encuentra actualmente en “busca y captura” de una casa en Londres para estar cerca de su novio, el actor británico Joe Alwyn.

Celebrity Sightings In New York City - October 06, 2019
Taylor Swift junto a su novio, el actor británico Joe Alwyn©GettyImages

Natural de Pensilvania, Taylor Swift adquirió su primera residencia cuando tenía tan solo 20 años y lo hizo en el el centro de Music Row en Nashville, muy cerca del estudio musical donde comenzó a dar forma a sus primeras canciones. La exclusiva propiedad, en la que la artista desembolsó 1,7 millones de euros, tiene una extensión de algo más de 1.000 metros cuadrados y cuenta con amplias zonas verdes y una piscina de ensueño. En 2011, cuando su carrera comenzaba a despegar y tras conseguir sus primeros ingresos, Taylor regaló a sus padres una mansión de estilo renacentista griego de más de 1.500 metros cuadrados y más de dos hectáreas de terreno situada en el barrio neoyorquino de Forest Hills, que hoy en día todavía poseen y cuyo precio, en aquel momento, fue de 2,2 millones de euros.

Taylor Swift
Imagen aérea de la mansión del productor de cine Samuel Goldwyn que adquirió Taylor Swift por 22 millones de euros©CordonPress

Sin embargo, sus compromisos profesionales la exigían pasar cada vez más tiempo en Los Ángeles, momento en el que decidió hacerse con una mansión de más de 3 millones de euros en Beverly Hills, de la que se acabó deshaciendo sacándole una buena rentabilidad y adquiriendo después, en la misma zona, la histórica mansión del productor de cine Samuel Goldwyn por un valor de 22 millones de euros.

Metida ya de lleno en la sociedad neoyorquina y aficionada a organizar fiestas con amigos, Taylor decidió hacerse con un “centro de operaciones” en Rhode Island donde compró una mansión frente al mar de más de 3.700 metros cuadrados por la que desembolsó más de 15 millones de euros. En aquel momento, la artista tan solo tenía 24 años.

Taylor Swift
La exclusiva residencia de la cantante en Rhode Island©CordonPress

Un año después y ya camino de convertirse en una magnate inmobiliaria, la cantante compró dos áticos en el barrio neoyorquino de Tribeca que acondicionó para unirlos y convertirlos en un impresionante dúplex de 10 dormitorios y 10 cuartos de baño. Pero no contenta con estas transacciones, Taylor decidió seguir agrandando su patrimonio y adquirió otras dos propiedades más, también en Nueva York. Una casa adosada valorada en 16 millones de euros y un apartamento en Manhattan de 8,6 millones.