La finalidad (casi secreta) de 9 detalles en objetos que usamos a diario

Han estado ahí siempre y son muy útiles, pero pocas personas saben cuál es su razón de ser

3 Minutos de lectura

23 de Junio 2020 / 00:56 CEST

Street Style - Paris - March 2017

El par de agujeros que las clásicas zapatillas Converse tienen a los costados, no son solo un adorno

© GettyImages

La rutina diaria y hacer las cosas de forma mecánica es la causa de que detalles importantes pasen completamente desapercibidos. Pueden ser características en la ropa o en objetos de uso continuo, particularidades que son de gran ayuda y aún así no se notan porque se desconoce su razón de ser, pero que si no estuvieran, sería un problema serio. Y si bien hay elementos que son un simple adorno, hay otros que tienen una utilidad que saca de un apuro.

La ranura en la cinta métrica

Pues resulta que no es necesario alargar los brazos más allá de lo posible para medir una superficie. Todas las cintas métricas tienen una ranura, que sirve para colocar un clavo y fijar la cinta en la pared sin necesidad de estirarse o de que una segunda persona ayude a sostener el otro extremo.

La flecha junto al símbolo del depósito de combustible

Para quien no lo ha notado, en el cuenta kilómetros de los coches hay una flecha, justo a lado del símbolo del tanque de combustible. La dirección a la que apunta es el sitio en el que se encuentra la boquilla para cargar gasolina. De gran ayuda cuando se conduce un auto alquilado.

Las ranuras en la parte final de los palillos de dientes

Estas pequeñas ranuras tienen una finalidad higiénica bastante útil. Después de usar un palillo de este tipo, se puede cortar por la segunda ranura y así, la pequeña parte de madera que queda servirá de soporte para colocar allí el palillo del lado por el que fue usado y no llegue a tocar la mesa.

El punto junto a la cámara del iPhone

Años usando el teléfono de Apple, desde 2007 para ser exactos, y muy pocas personas han notado la existencia de ese pequeño punto negro junto a la cámara y, de los que lo han notado, son pocos los que conocen su utilidad. No es un flash, es un micrófono y sirve para analizar y eliminar el ruido de fondo al grabar vídeos o hacer llamadas.

Ese diminuto punto es un micrófono que, entre otras cosas, ayuda a Siri a entendernos mejor cuando le hablamos©GettyImages

Los pequeños botones metálicos en los vaqueros

Existen desde 1870 y aunque no van mal y son un rasgo al que estamos acostumbrados, no son un simple adorno. Se les conoce como remaches y su misión es evitar desgarres, pues están colocados en las partes más expuestas al movimiento, lo que significa que si no estuvieran, los vaqueros durarían sin rasgaduras muy poco tiempo.

Los pompones de los gorros de invierno

Los pompones tienen historia. Los empezaron a usar los marineros franceses en el siglo XVIII, con ellos se protegían la cabeza de los golpes cuando navegaban en barcos con espacios reducidos y techos muy bajos. Es verdad que ahora son solo un simpático adorno pero en su día salvaron de muchos accidentes a sus inventores.

El agujero en la anilla de las latas

Además de ser la parte de la lata que sirve para tirar al abrirla, tiene una segunda utilidad muy curiosa de la que pocas personas hacen uso. Una vez que está abierta, la anilla se puede aplanar y girar para que quede sobre la abertura, el agujero servirá para colocar la pajita y quede fija en un solo lugar.

Las pequeñas marcas en relieve de las teclas ‘F’ y ‘J’

Fueron inventadas y patentadas en el año 2002 y sirven para facilitar la escritura y para que al contacto de esas dos teclas con los dedos índices, no sea necesario ver el teclado al escribir, pues June E. Botich, el inventor de los relieves, consideró que debía haber un punto medio gracias al cual sería sencillo aprenderse las teclas de memoria.

Los dos agujeros en las Converse

Las ya clásicas zapatillas creadas en 1917, hace ya más de un siglo, fueron hechas originalmente para el uso de los jugadores de baloncesto, por lo que se pensó en que los deportistas necesitaban más agarre en las zapatillas y, es precisamente esa la función de los dos agujeros a los costados. Su misión es pasar por ahí los cordones para que la zapatilla quede ajustada no solo por la parte de arriba, sino por los laterales también. A día de hoy esto resulta muy útil para las personas que tienen pie delgado y necesitan un ajuste extra.