home/OCIO

Así es el día a día en Cerro Gordo, el pueblo fantasma con un solo habitante

Brent Underwood compró esta localidad en 2018 y ha pasado la pandemia del coronavirus allí, completamente solo

2 Minutos de lectura

19 de Junio 2020 / 14:15 CEST

Compró este pueblo para hacer un retiro espiritual

Es uno de los 3.000 pueblos fantasma que hay en EEUU

© brentwunderwood

Cerro Gordo es un pueblo fantasma, uno de los más de 3.000 que hay en Estados Unidos. En su momento estuvo habitado, llegó a tener una población de 4.500 ciudadanos y cientos de edificios. Hoy en día no queda nada de aquello. O no quedaba porque Brent Underwood lo compró, lo restauró… y se quedó allí atrapado durante la pandemia del coronavirus. Así es vivir en un lugar completamente deshabitado.

Hace un par de años que este norteamericano compró una pequeña localidad en medio de la nada. No en vano y teniendo en cuenta la morfología del país, el pueblo más cercano está a tres horas en coche. Tal y como confiesa en Reddit, Brent pagó una cantidad irrisoria por un lugar en el que apenas quedaban 22 estructuras. El resto de Cerro Gordo estaba en ruinas.

¿Por qué llevó a cabo esta operación junto a su socio? Porque quería construir un retiro espiritual para soñadores y para ello lo han ido rehabilitando poco a poco. El objetivo era abrirlo este mismo año, pero apareció el coronavirus y no sólo retrasó sus planes, también atrapó a Brent. El pasado mes de marzo fue a Cerro Gordo para hacer fotos que usarían en la publicidad y terminar algunas cosas que estaban pendientes… cuando llegó la cuarentena.

Compró este pueblo para hacer un retiro espiritual
Este antiguo pueblo minero será un retiro espiritual©brentwunderwood

El día a día en Cerro Gordo

De pronto estaba atrapado en un pueblo fantasma. Solo. Y así ha vivido los últimos meses: con una pobre conexión a internet y descubriendo nuevas aficiones y pasiones. Underwood ha dedicado el tiempo a seguir reparando los edificios de su retiro espiritual, pero también ha diseñado muebles, ha trabajado en su huerto y ha convertido la nieve en agua potable. Ha provechado para conocer la fauna y la flora de Cerro Gordo, ha explorado las minas de este antiguo pueblo minero e, incluso, ha descubierto zonas embrujadas.

Compró este pueblo para hacer un retiro espiritual
Brent ha aprendido a convertir la nieve en agua potable para vivir©brentwunderwood

Brent hace especial énfasis en la libertad que ha tenido y señala que no estaba solo porque le rodeaban multitud de seres vivos. A esto añade que vivir en un pueblo fantasma le ha ayudado a desconectar realmente de todo lo que estaba sucediendo. Él sólo tenía que sobrevivir y pasar el tiempo descubriendo el placer del aislamiento ya que podía conectar con su propia naturaleza sin estrés. En Cerro Gordo no hay responsabilidades ni ansiedad porque no hay que pagar facturas o llegar a fin de mes. Así es vivir en un pueblo fantasma y tan grata ha sido su experiencia que, tras varios meses de cuarentena impuesta, planea quedarse allí indefinidamente.