Edimburgo de los Siete Mares: ¿cómo es la vida en el rincón más remoto del mundo?

Ubicado en el Océano Atlántico Sur, está a más de 1.600 kilómetros de la ciudad o pueblo desarrollado más cercano

2 Minutos de lectura

16 de Junio 2020 / 17:54 CEST

Sólo se puede acceder a esta isla en un barco que sale de Sudáfrica

© GettyImages

Edimburgo de los Siete Mares es un asentamiento que está en la isla de Tristán de Acuña. Un lugar que tiene menos de 300 habitantes y al que sólo se puede acceder en barco desde Ciudad del Cabo (Sudáfrica) en un trayecto que no es muy regular: a veces hay varias travesías al mes y en otras ocasiones pasan más de 30 días entre una y otra. El viaje hasta el lugar más remoto del mundo dura seis días y así es vivir allí.

Esta isla es uno de los 16 territorios de ultramar que posee Reino Unido. Se trata de un territorio volcánico (y activo) ubicado en medio del Océano Atlántico Sur, que está a más de 1.600 kilómetros de la ciudad o pueblo desarrollado más cercano. No en vano, Ciudad del Cabo, el lugar desde donde parte el único acceso, está a 2.800 kilómetros. El asiento, por su parte, es sólo una pequeña parte y debe su nombre a la visita que duque de Edimburgo, el segundo hijo de la reina Victoria, hizo en 1867.

No hay hoteles, pero sí un servicio de alojamiento en familia©GettyImages

¿Cómo es la vida en este remoto punto? Su economía se basa en dos pilares: la exportación de las cigalas conocidas como langosta de roca de Tristán y la venta de sellos coleccionables. Sus habitantes también se sustentan cultivando patatas y otros productos; además, cada familia puede tener una o dos vacas para evitar el pastoreo excesivo. El asentamiento es como una comunidad gigante en la que todos se ayudan.

La isla tiene un volcán activo que entró en erupción en 1961©GettyImages

La aprobación del Gobierno

Si a estas alturas Edimburgo de los Siete Mares ya te ha conquistado y te planteas viajar hasta el lugar más remoto del mundo, te recomendamos paciencia, ya que hay que planificar todo con un año de antelación como mínimo. La razón es sencilla: debes lograr la aprobación del Gobierno de Tristán para ir hasta allí. Superado este paso y con el plan rematado, los turistas tienen que mandar un correo electrónico al Secretario del Administrador explicándole las razones de la visita y qué quieren hacer mientras estén en la isla.

En cuanto al alojamiento, el asentamiento cuenta con un programa de alojamiento en familia y varias casas de huéspedes. Por lo demás no te preocupes: hay supermercados, policía, varios bares y muchos kilómetros para disfrutar del paisaje volcánico y, sobre todo, de la fauna y la flora. No en vano, son muchos los científicos que van hasta allí para observar e investigar especies que son únicas.