1. home
  2. /Noticias

Archie Battersbee, el niño en muerte cerebral al que un juez ha permitido ‘desconectar’ a pesar de la negativa de sus padres

Sus progenitores luchan para que den tiempo a su hijo para que se pueda recuperar y aseguran que ya está respondiendo a estímulos

3 Minutos de lectura
Niño con graves daños cerebrales por un reto viral

Un juez ha dado permiso a los médicos para desconectar a Archie Battersbee, un niño de 12 años con graves daños cerebrales por intentar llevar a cabo un peligroso reto viral

© GettyImages

El dramático caso de Archie Battersbee ha generado tanta conmoción como controversia en Reino Unido en los últimos días. Es un niño de 12 años de Southend, al sur de Inglaterra, que sufrió un severo daño cerebral por culpa de un reto viral de peligro extremo. Tras realizar la prueba que se le propuso a través de las redes sociales, su madre lo encontró inconsciente en su propia casa el pasado 7 de abril. de el 7 de abril. La mujer rápidamente buscó ayuda y, mientras llegaba una ambulancia realizó a su hijo la maniobra de RCP. El menor fue trasladado al Royal London, donde advirtieron a la familia que por su gravedad no sobreviviría más allá de esa noche. No fue así; Archie sobrevivió, peropermanece con vida gracias a un sistema de ventilación mecánica.

Archie Battersbee incident
Hollie Dance, madre de Archie, asegura que su hijo responde a estímulos sensoriales y que necesita tiempo para curarse ©GettyImages

Durante estos meses los médicos le han practicado resonancias magnéticas al niño sin que se hayan observado signos de vida “percetibles”. A raíz de estas pruebas, estos facultativos entienden que las probabilidades de recuperación del niño “son nulas” y que se encuentra en estado de muerte cerebral. Pero la familia del niño no está de acuerdo y entiende que no es suficiente una prueba de resonancia magéntica ni tampoco calificar su muerte de “probable” como para desconectarlo. Por ello, el hospital solicitó a la juez la juez Arbuthnot de la sección de familia del Tribunal Superior británico, que Archie fuera desconectado de su soporte vita.

El pasado 13 de junio, el fallo de este tribunal depterminó que Archie debía considerarse muerto desde el día que se practicó su resonancia, el 31 de mayo, que la función de su tronco encefálico habría cesado de forma irreversible y que los médicos pueden dejar de tratarlo legalmente, brindándole en todo el proceso la mejor atención posible.

La magistrada reconoció que la devoción de la familia de Archie era “extraordinaria”, pero entiende que “si Archie permanece con ventilación mecánica, el resultado probable para él es una muerte súbita”. Además, añadió que “no puede disfrutar de la vida y su daño cerebral es irrecuperable. Su posición no va a mejorar” y recordó que mantenerlo con vida de forma artificial comprometería “su futura dignidad”.

Archie Battersbee incident
El padre de Archie Battersbee, Paul Battersbee, en la puerta del tribunal de Londres que ha dado permiso para desconectar a su hijo de su soporte vital ©GettyImages

Su madre, Hollie Dance, quien no se ha separado del niño desde que ingresó, emitió un comunicado tras el fallo judicial, pidiendo que no desconecte a su hijo: “Su corazón todavía late, me ha agarrado la mano y, como su madre, sé que todavía está allí. Hasta que sea de la manera que Dios quiera, no aceptaré que se vaya. Sé de milagros cuando la gente ha vuelto de tener muerte cerebral”.

Los padres de Archie han apelado el fallo de tribunal y, mientras, acuden a los medios de comunicación buscando apoyo de la opinión pública. Así, este lunes Hollie asegura en declaraciones que recoge el Daily Mail que Archie ha comenzado a responder a estímulos, en concreto, a la música y al olfato: “Su presión arterial subió, así que pusimos una grabación de meditación de respiración profunda y le pusimos aceite de lavanda debajo de la nariz y en 10 minutos su presión arterial bajó a niveles normales”. Eso es para la familia “un rayo de esperanza”, por lo que piden que le concedan “tiempo para curarse”: “Está ahí y se va a despertar, solo necesita tiempo”

No es el primer caso similar que se da en Reino Unido, donde todavía se recuerda a Alfie Evans. Un niño de 21 meses que en 2018 fue desconectado de su soporte vital tras un fallo judicial. El niño padecía una enfermedad neurodegenerativa y ya había perdido la capacidad de escuchar, ver, oler o responder al tacto debido a la degeneración de su cerebro.