1. home
  2. /Noticias

Las terribles consecuencias de una novatada: Danny, de 19 años, sin movilidad y sin poder comunicarse

Su ‘bautizo’ universitario le ha provocado un daño cerebral masivo por el que necesitará asistencia de por vida

2 Minutos de lectura
Tiene graves lesiones familiares por culpa de una novatada

Facultades y colegios mayores acaparan, a veces, titulares por novatadas con pruebas demasiado duras o por dejar instalaciones sucias, como el metro

© Captura de pantalla de 'Good Morning America'

Las novatadas son un clásico al inicio del curso en muchas universidades, aunque cada vez más voces se alzan en contra de prácticas que se presentan como una broma y que acaban infringiendo graves daños a los estudiantes. En Estados Unidos, el país por excelencia de las novatadas, ha salido a la luz un nuevo caso en el que el ‘bautizo’ universitario se les ha ido de las manos. La víctima en esta ocasión es Danny Santulli, a quien el pasado mes de octubre le cambió radicalmente la vida de un día para otro.

A sus 19 años, comenzaba su primer curso en la Universidad de Missouri y, como manda la tradición, participó (o le obligaron a participar) en las novatadas. La idea de sus compañeros de hermandad le provocó un daño cerebral masivo y ahora es incapaz de hablar o comunicarse, ha perdido la movilidad y tampoco puede ver.

Madre de Danny Santulli
Mary Pat Santulli, madre de Danny, lamenta que sus compañeros ni siquiera llamaron a Emergencias ©Captura de pantalla de 'Good Morning America'

La ‘broma’ consistía en hacer desfilar a los nuevos universitarios semidesnudos hacia una sala por compañeros más veteranos de la fraternidad, Phi Gamma Delta. Una vez en el lugar que tenían habilitado para ello, pusieron a cada uno de ellos un tubo en la boca y les hicieron ingerir una botella de vodka entera. Fue “la peor novatada de la historia”, en palabras de David Bianchi, abogado de la familia de Danny. Al cabo de unas horas, Santulli perdió el equilibrio y sus compañeros lo sacaron de la habitación y lo llevaron a un sofá, donde permaneció inconsciente durante horas.

Ocho meses después del suceso, Santulli sigue en parálisis y sin poder ver ni hablar. Sus padres buscan que dos de los miembros de la fraternidad respondan penalmente por lo sucedido y ha demandado a 23 acusados involucrados en la fatídica novatada, contra quienes colocaron el tubo en la boca de Santulli y contra quienes, viendo su evidente estado de intoxicación, no hicieron nada para ayudarle.

Estados Unidos
Los padres de Danny reclaman responsabilidades a la Universidad de Missouri, donde estudiaba su hijo, con la firme intención de que pongan medidas para que no vuelva a ocurrir nada similar ©GettyImages

Ellos sabían que estaba en peligro. Sus labios estaban azules y nadie llamó al 911”, relata su madre, Mary Pat Santulli, al programa de televisión ‘Good Morning America’. El chico necesitará ayuda de por vida, aunque les oye y sabe que su familia está con él y seguirá “luchando”, reconoce su madre.

Sus familiares y su abogado también piden responsabilidades a la universidad, no solo para sancionar a los implicados, sino para que algo así no vuelva a ocurrir. Cabe recordar que 65 estudiantes han muerto en novatadas desde el año 2000 en universidades norteamericanas en circunstancias similares a las de Santulli.