1. home
  2. /Noticias

La española Carola García Vinuesa y su logro al demostrar que ‘la peor asesina de Australia’ es inocente

La inmunóloga española lidera una investigación científica que intenta demostrar que la considerada como la mayor asesina en serie del país es inocente

3 Minutos de lectura
La inmunóloga española intenta demostrar la inocencia de Folbigg, considerada la peor asesina de Australia

Carola García Vinuesa intenta demostrar la inocencia de Kathleen Folbigg, condenada por la muerte de cuatro hijos

© Captura de pantalla de TVE / GettyImages

Kathleen Folbigg es considerada la peor asesina en serie de Australia. En la actualidad cumple condena por el asesinato de tres de sus hijos y por el homicidio de un cuarto, pero ahora su caso será revisado gracias a la insistencia de la inmunóloga española Carola García Vinuesa. Ella y el equipo de científicos que dirige llevan años estudiando estas muertes, convencidos de que los cuatro niños fallecieron de forma natural, producto de una enfermedad genética, y no a manos de su madre.

Fue definida como la mayor asesina en serie de Australia
Kathleen Folbigg fue condenada en 2003 a 40 años de prisión, con un período sin libertad condicional de 30 años que después se reducirían a 25 ©GettyImages

La cuestión es que, en diferentes momentos a lo largo de diez años, los cuatro bebés de Folbigg fallecieron mientras dormían. El hecho de que siempre fuera Folbigg quien encontrara a los niños sin vida, unido a una serie de anotaciones en su diario un tanto ambiguas, hizo ver a jueces y fiscales que ella era la asesina. También lo creyó así la sociedad australiana.

Pero a García Vinuesa, esa historia, le llamó poderosamente la atención. Algo no le cuadraba y, en 2019, comenzó a investigar qué era, pero desde un punto de vista completamente diferente al policial: llevó a cabo una investigación genética.

Y lo que descubrió ha dado un giro de 180 grados al caso: las muertes habrían sido naturales. Dos de las hijas tenían una mutación genética que habían heredado y que puede ocasionar la muerte súbita del lactante (justo lo que les ocurrió). Averiguó también que los otros dos niños padecían enfermedades que podrían ser la causa directa de que dejaran de respirar mientras dormían.

A García Vinuesa se unieron otros 90 científicos (entre ellos, dos premios Nobel) para solicitar la liberación de Folbigg, puesto que no había ni una sola prueba médica que demostrara que ella había asfixiado a sus hijos. Australia ha valorado los argumentos de estos expertos y ahora, un año después de esa carta, ordena revisar el caso.

Fue definida como la mayor asesina en serie de Australia
Craig Folbigg, el marido de Kathleen, encontraría un diario secreto en el que se hallaron unas anotaciones ambiguas sobre la muerte de los niños que los tribunales tuvieron en cuenta ©GettyImages

Aun así, no es lo que esperaban: “Estamos desilusionados porque confiábamos en que liberaran directamente a Folbigg”, explica Vinuesa en El País. Lo que dice al respecto el fiscal general de Nueva Gales del Sur, Mark Speakman, es que ahora hay que demostrar esas evidencias científicas, a pesar de que la investigación dirigida por la inmunóloga española ha sido revisada por equipos internacionales y de que la mutación estudiada ha pasado a ser considerada oficialmente como patógena, lo que eleva la posibilidad de conllevar la muerte a un 99 por ciento.

El problema de no dar el indulto directamente a Kathleen Folbigg es que esta mujer lleva casi 20 años en una cárcel de alta seguridad siendo, según creen firmemente García Vinuesa y la comunidad científica internacional, inocente. Dos décadas en las que ha tenido que llevar el dolor por la muerte de cuatro hijos entre rejas y siendo una de las personas más odiadas de Australia.

Condenada en Australia por la muerte de sus cuatro hijos
Folbigg mantiene la esperanza de que se acabe aclarando lo ocurrido con sus hijos ©Captura de pantalla de TVE

¿Cómo reparar un error así? Solo le quedan seis años para cumplir su condena de facto en prisión, por lo que, si se alarga mucho el nuevo juicio, será muy difícil de reparar. Folbigg, que ha pasado media vida encerrada, está esperanzada en que se acabe aclarando lo que ocurrió.