1. home
  2. /Noticias

Desaparición del ‘niño pintor de Málaga’: posibles errores en la investigación habrían impedido resolver el caso

Testimonios y personas que serían clave para averiguar cuáles fueron los últimos pasos de David Guerrero, no se habrían investigado oficialmente

5 Minutos de lectura
David Guerrero, el 'niño pintor' de Málaga'

David Guerrero Guevara, el ‘niño pintor de Málaga’,

© Archivo

El afán de la familia de David Guerrero Guevara, de 13 años, por saber qué ocurrió y averiguar su paradero ha dado sus frutos más de tres décadas después y lograron, hace tan solo tres años, reabrir la investigación. El conocido como ‘el niño pintor de Málaga’ salió de su casa el 6 de abril de 1987 para coger un autobús que le llevara a Muelle Heredia, una zona próxima al puerto. Nunca volvió. Fue su hermano mayor, Jorge, quien tomó las riendas en 2018 para intentar obtener respuestas.

Y, aunque la mayor incógnita, la del paradero del chico, sigue sin resolverse, sí ha averiguado pistas significativas gracias a su trabajo en colaboración con el periodista Daniel Carretero, que ha hablado con Tu Otro Diario para detallarnos esas pistas y los enormes obstáculos con los que se han topado para conseguir que la investigación avance desde el punto de vista policial. Los responsables del caso no han atendido la solicitud de este periódico para responder a nuestras preguntas y contrastar la información que nos proporciona Carretero.

Madre del 'niño pintor' de Málaga
Antonia, la madre de David, en la primera exposición con las obras de su hijo, en 2018 ©Ayuntamiento de Málaga

Primer gran hallazgo: los últimos pasos dados por David

La investigación policial zanjaba que la pista de David se perdía en los pocos metros que había de su casa a la parada del autobús, vehículo al que la policía concluyó que nunca llegó a subir. Según los testimonios que Jorge y Carretero han recabado, el niño no solo habría subido al autobús, sino que también habría llegado a Muelle Herdia y habría estado en la galería de arte ‘La Maison’ y, después, en la peña El Cenachero.

El motivo por el que la policía, en su día, concluyó que no subió al autobús es porque, presuntamente, hablaron con todos los conductores que cubrían esa línea esa tarde y ninguno recordaba haberlo visto. Carretero, por su parte, explica que ese día la Reina Sofía se encontraba de visita oficial en Málaga, por lo que había un gran revuelo en la ciudad.

El recorrido que la Reina haría tan solo una hora después coincidía, en buena parte, con el trayecto que David debía hacer en autobús a su destino. No sería, por tanto, extraño que ningún conductor se percatase de su presencia aunque sí se encontrara entre los pasajeros, dado el revuelo que había a esas horas en la zona.

Cuando Daniel se une a Jorge para investigar por su cuenta, en 2018, encuentran un testimonio de la época que situaban al niño en la parada del mercado de Huelin a las 18:45 del 6 de abril, unos cinco minutos después de haber salido de su casa. La fuente era, además, oficial: el Gobierno Civil, que había transmitido la información a los medios de comunicación a través de una nota de prensa enviada tan solo un día después.

También han encontrado testimonios que lo sitúan en el interior del autobús y, posteriormente, en el lugar al que se dirigía: la galería de arte ‘La Maison’. Allí habría quedado a las 19:00 con el periodista Paco Fadón, de Radio Popular, que le iba a entrevistar tras haber quedado impresionado con una de sus obras. David no llegó a su cita, al menos no a tiempo. Daniel Carretero considera, a tenor de los datos, que habría llegado tarde a causa del trasiego en la ciudad y que, cuando lo hizo, Fadón ya se había marchado porque también tenía que cubrir el evento de la Reina.

Caricatura realizada por el 'niño pintor' de Málaga
La pareja del ciudadano suizo investigado por relacionarse con la caricatura hecha por David podría ser clave en la investigación ©Captura de pantalla de LaSexta

La prueba de esta teoría es que el pintor malagueño Rafael Jaime Calderón afirma haber visto al niño en la galería de arte esa misma tarde. Incluso, asegura que mantuvo con él una breve conversación, tras la que le dijo que fuera a la academia de la peña El Cenachero, en la que le iba a impartir una clase. Y a continuación, lo vio salir de la galería. Según Carretero, “este testimonio era presuntamente conocido por la policía, pero no lo tuvo en cuenta”.

También hay personas que lo situaban en El Cenachero. Paco Repiso y Félix Sicsú, que fueron presidente y vicepresidente, respectivamente, de la peña, lo habrían visto allí la tarde de su desaparición. Aquí Carretero y Guevara se han topado con otro obstáculo, ya que tanto Repiso como Sicsú ya han fallecido, pero la mujer del primero y la hija del segundo corroboran el testimonio que sus familiares les dieron en vida.

La gran pista: El Cenachero

La peña El Cenachero es el lugar clave. Allí es donde, efectivamente, David Guevara Guerrero sería visto por última vez. Según Marisa Sicsú, hija de Félix Sicsú, su padre le habría dicho que el niño estuvo allí “un ratito corto” y que salió de día; no habría, por tanto, llegado a entrar a clase, en contra de lo previsto.

Lo ocurrido dentro del edificio, en consecuencia, parece ser clave en la desaparición del chico. Este es el lugar, además, que señala uno de los anónimos que ha recibido la familia en los últimos años.

Fue en 2018 cuando les llegó esta extraña carta que apuntaba directamente a que había que buscar en la peña El Cenachero y preguntar por alguien: Gervasio. Daniel y Jorge han conseguido el testimonio de nada menos que seis personas que conocían a un tal Gervasio vinculado a la peña. Y ahí se pierde el rastro. ¿Quién era Gervasio? ¿Se ha investigado oficialmente a esta persona? Daniel Carretero se lamenta de que nunca le han dejado acceder al registro para comprobar cuántos Gervasios pudiera haber en la zona por aquella época, pero… ¿lo habrá comprobado la policía?

Realizada por David Guerrero Guevara
A David le gustaba hacer caricaturas, no siempre atribuíbles a nadie en particular ©Imagen cedida por Daniel Carretero

Una persona clave de la que no se habla en la investigación: la pareja del suizo

Los medios de comunicación hemos dado mucha importancia a la caricatura que una amiga de David se encontró en el buzón décadas después de la desaparición. La caricatura la hizo él en su día y la identidad de la persona representada se atribuyó a un ciudadano suizo, Rudolf Eschmann, si bien los investigadores descartan que se trate de él.

Lo de la caricatura, a día de hoy, es irrelevante en la investigación. El motivo por el que se investigó a Eschmann es porque una trabajadora del hotel en el que se alojó por esas fechas informaría que entonces encontró en su habituación una nota que decía: “David Guerrero Guevara. Huelin”.

Pues bien, la policía investigó a este hombre y acudió a su domicilio en Suiza. Para entonces, tres años después (cuando la trabajadora del hotel comunicó su hallazgo), ya había fallecido y no hallaron nada que lo implicase en el caso. Pero, ¿y su pareja?

Sería clave localizarla. Es una mujer, bailarina nacida en la antigua Unión Soviética, que en 1987 estaba en Málaga y la persona más cercana al ciudadano suizo en fechas próximas a la desaparición de David. Teniendo en cuenta que en la peña El Cenachero había una academia de baile y la profesora era una mujer rubia y delgada, de tez blanca y con apariencia extranjera, Daniel Carretero se pregunta “cómo es posible que nadie haya hecho nada por buscar a esta señora”.